Elmer Cuba: Hay que apostar por inversión minera, que más rápido se podría recuperar

Hay dos grandes metas. Hay que vigilar el tema epidemiológico, con acciones inteligentes, sectoriales y focalizadas; y este nuevo gabinete tiene que embarcarse en que el reinicio de la economía sea lo más rápido posible para que el choque de demanda no sea tan fuerte en lo que resta del año. Pero también se tendría que dejar encaminado al Perú, más allá del rebote.

Tendrías que dejar la inversión privada creciendo fuertemente, y ese es el gran reto con el Congreso, que deje de dar esas normas que ahuyenten a la inversión. Yo “echaría mano” a la inversión minera, que podría mejorar más rápido, porque la no minera está aún atenta al periodo electoral y a la coyuntura. Ahora, hablar de reformas estructurales ya es un caso perdido.

El mejor escenario es reconstruir la caja fiscal y encaminar la lucha contra la evasión tributaria.

Fuente Gestión

Minsur devela un nuevo proyecto de estaño de clase mundial en Puno

La peruana Minsur dio a conocer a Día1 que ha terminado los estudios exploratorios de un nuevo proyecto de categoría mundial de estaño, metal blanquecino que se proyecta como un componente esencial para las tecnologías basadas en 5G.

Se trata del proyecto Nazareth, localizado en los alrededores la mina San Rafael, en Puno, región que alberga la tercera reserva de estaño más grande del planeta.
La noticia corrió como reguero de pólvora el pasado lunes, luego de que se filtrara un mensaje interno de la empresa, anunciando el acontecimiento.

“Les escribo para compartir un importante hito que hemos alcanzado en Minsur, la entrega del proyecto Nazareth en manos de las áreas de Geología de Minas, Medio Ambiente y Proyectos de la Unidad Minera San Rafael, luego de haber concluido toda la etapa de exploraciones”, señaló Juan Luis Kruger, presidente ejecutivo de Minsur, en un pasaje difundido por la revista Energiminas.

Esto significa que el proyecto ha pasado a la fase de prefactibilidad y factibilidad, es decir, que “será puesto en términos de negocios”, señala la empresa.
Un reporte de la Asociación Internacional de Estaño coloca a Nazareth como uno de los 10 proyectos de estaño más grandes de su tipo, con 123 mil toneladas de contenido metálico.

Los últimos estudios exploratorios llevados a cabo por Minsur han logrado incrementar dicho volumen a 201.652 toneladas, con potencial de crecer aún más en el futuro.

Esto es tres veces el volumen de estaño del proyecto B2 (US$200 millones), que la minera puso en producción a fines del 2019.

De acuerdo a Minsur, la importancia de Nazareth radica en que va a incrementar la vida útil de San Rafael, de 8 años a 18 o 20 años.

“No se trata de un proyecto de ampliación, sino de un proyecto de reposición de reservas, que va a compensar la caída en leyes y volumen de mineral que tenemos”, explicó a Día1.

PROYECTO BROWNFIELD
Nazareth es un proyecto de exploración brownfield, es decir, un depósito descubierto en la circunscripción de una unidad minera, en este caso, la mina San Rafel.
Se contrapone a un proyecto greenfield, localizado en una locación virgen o remota, sin infraestructura existente.

Minsur es el cuarto productor de estaño más grande del mundo, después de la indonesia PT Timah, la china Yunnan Tin y la malasia Malasya Smelting Corp.
Produjo 19.600 toneladas de estaño en 2019, 7,1% más que en 2018.

Fuente: Juan Saldarriaga, El Comercio

La OPEP vaticina un repunte récord de la demanda mundial de petróleo en 2021

La demanda mundial de petróleo registrará el próximo año un incremento anual récord de 7 millones de barriles diarios, aunque este histórico rebote impulsado por la esperada recuperación de la economía resultará insuficiente para devolver el consumo global de crudo al nivel previo a la crisis desatada por la pandemia de coronavirus, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

En la última edición de su boletín mensual, el cártel petrolero prevé que la demanda mundial de crudo caerá en 2020 hasta los 90,72 millones de barriles al día (mb/d), lo que supone un descenso de 8,95 mb/d con respecto del consumo de 2019, cifra ligeramente menos pesimista que en su anterior estimación, cuando adelantaba una caída de 9,07 mb/d.

Sin embargo, confiando en el impulso de la recuperación económica prevista para 2021, la OPEP espera que el próximo año se registrará un incremento anual récord de 7 mb/d de la demanda de petróleo, hasta 97,72 millones de barriles diarios, cifra aún por debajo del consumo medio en 2019, antes de la pandemia, de 99,67 mb/d.

«En 2021, se pronostica que la demanda de petróleo se recuperará parcialmente del año en curso para mostrar un crecimiento histórico de 7 mb/d, con un aumento tanto en las regiones de la OCDE como en las no pertenecientes a la OCDE de 3,5 mb/d al año», señala la OPEP, advirtiendo de que, en cualquier caso, el consumo de petróleo en 2021 «se mantendrá muy por debajo del nivel anterior a Covid-19».

En sus proyecciones, la OPEP anticipa que la demanda de los países de la OCDE subirá el próximo año hasta los 46,47 mb/d desde los 42,96 mb/d previstos para 2020, incluyendo un crecimiento en Europa desde los 12,59 mb/d en 2020 hasta los 13,80 mb/d, mientras que en Estados Unidos se alcanzarán el próximo año los 20,50 mb/d, frente a los 18,99 mb/d estimados para 2020.

La organización advierte de que las perspectivas para 2021 siguen dependiendo de considerables incertidumbres, tanto al alza como a la baja en lo que respecta al crecimiento económico y la eficacia de las medidas de estímulo implementadas, así como a la evolución de la pandemia de coronavirus y la necesidad de imponer nuevamente restricciones, informa Europa Press.

Por otro lado, el cártel subraya que la cooperación histórica entre los países miembros de la OPEP y los países que no pertenecen a la organización, junto con el apoyo de otros productores del G20, «han ayudado al mercado mundial del petróleo y, por lo tanto, al mundo a superar los recientes desafíos sin precedentes».

«Las decisiones históricas tomadas en medio de una gran incertidumbre han realizado una contribución sustancial, allanando el camino para la recuperación de los mercados económicos y energéticos mundiales en 2021″, sostiene el cártel.

Para la elaboración de sus proyecciones, la OPEP contempla que la economía mundial sufrirá en 2020 una contracción del 3,7%, tres décimas peor de lo anticipado anteriormente como consecuencia de un impacto más pronunciado de la Covid-19 en algunas economías emergentes, seguida de una recuperación del 4,7% en 2021.

Se proyecta que el PIB de EEUU caerá un 5,2% en 2020, seguido de un crecimiento del 4,1% en 2021, mientras que en la zona euro prevé que la economía un 8% en 2020 para rebotar un 4,3% en 2021. China, por su parte, crecerá este año un 1,3%, seguido de un crecimiento del 6,9% en 2021.

Gobierno aprueba nuevo reglamento de la Ley General de Electrificación Rural

El Gobierno, mediante Decreto Supremo N° 018-2020-EM, aprobó el nuevo Reglamento de la Ley General de Electrificación Rural con la finalidad de impulsar un mayor desarrollo de los proyectos que permiten llevar el servicio eléctrico a la población que vive en zonas rurales, aisladas y de frontera, fomentando su uso productivo que incidirá en la mejora de la calidad de vida y situación económica de los ciudadanos.

Cabe resaltar que el reglamento de la Ley General de Electrificación Rural N° 28749, impulsado por el Ministerio de Energía y Minas (Minem), es actualizado después de 13 años y se orienta a cubrir las brechas sociales de acceso a la energía de la población nacional que no cuenta actualmente con el servicio eléctrico.

En sus alcances contempla la promoción de las inversiones en equipamiento para promover el uso productivo en actividades económicas de las zonas rurales, tales como talleres en madera, plantas lecheras, procesadoras de café, pequeña agroindustria, panadería, confecciones, orfebrería, entre otros emprendimientos en las comunidades rurales, a través de un fondo revolvente que será entregado a usuarios rurales previa calificación.

De esta forma, se fomentará un mayor bienestar de las familias y se impulsará actividades que otorguen valor agregado a las materias primas que se producen en las áreas rurales, lo que dará sostenibilidad al servicio eléctrico y generará un positivo impacto económico y social.

El reglamento contempla destinar el 1% de los fondos de electrificación rural para financiar la adquisición de equipos eléctricos que permitan utilizar la electricidad para producir bienes y servicios. El fondo será entregado mediante las empresas eléctricas, y la devolución del mismo se realizará sin intereses a través del recibo de electricidad.

La normativa contempla un régimen especial y simplificado para obtener los derechos eléctricos, lo que reducirá hasta en seis meses el proceso para iniciar la ejecución de la etapa de construcción de las obras eléctricas rurales.

Asimismo, hace posible la construcción de líneas de transmisión para la electrificación rural por medios convencionales, acelerando el cierre de las brechas en electricidad en beneficio de la población ubicada en la zona amazónica del país.

El reglamento también autoriza la transferencia de obras de electrificación rural a las empresas distribuidoras de electricidad dependientes del Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe) para asegurar la operatividad y sostenibilidad de esa infraestructura que persigue una finalidad social. Asimismo, aprueba la instalación de medidores a miles de usuarios rurales que no cuentan con este dispositivo de medición, con ello se brindará un servicios de mejor calidad y se asegura la ampliación del sistema eléctrico para nuevos usuarios que soliciten el servicio.

Link de video: https://bit.ly/38UqrjK

 

Primax y Bonus llevaron alimento a más 20 mil familias en condición vulnerable

Lima, julio de 2020.- En el marco de la campaña “Duplicamos tu ayuda, multiplicamos sonrisas”, Banco de Alimentos Perú en alianza con Primax y Bonus, lograron llevar alimento a más de 20 mil familias en estado vulnerable de Lima, Chiclayo, Trujillo y Arequipa.

La iniciativa que permitía a los usuarios del sistema de fidelización donen sus puntos Bonus, siendo estos duplicados por Primax, logrando que con solo 127 puntos se lleve alimento por todo un día a un hogar de escasos recursos, recaudó 10 millones de puntos, que sirvieron para alimentar a múltiples familias.

Al respecto, Daniela Osores, Gerente General del Banco de Alimentos Perú comentó, “Estamos agradecidos con Bonus y Primax por ayudarnos a generar esta cadena de ayuda y seguir llevando ayuda a quienes más lo necesitan.

Las toneladas de alimentos han sido debidamente entregadas en tiempo récord a través nuestras plataformas logísticas y de operaciones son capaces de entregar donaciones de alimentos de manera óptima en Lima y algunas provincias; cumpliendo con todos los estándares de calidad necesarios.”

Son alrededor de 80 mil personas quienes se han visto beneficiadas gracias a esta campaña y han recibido canastas con productos alimenticios y de higiene vitales en estas épocas de crisis.

Juan Aspillaga Elías, Gerente General de Bonus, señaló “Quiero agradecer a los miles de tarjetahabientes Bonus que se han sumado a la campaña, ya sea donando sus puntos o promocionando la campaña en sus redes sociales, el trabajo hecho por los clientes Bonus recomendando la iniciativa a sus familiares y amigos para que la campaña se haga conocida, ha sido vital para el éxito conseguido”.

Por otro lado, Corporación Primax, indicó que “Esta campaña nos ha demostrado que cuando los peruanos nos unimos somos capaces de lograr grandes cosas. Quiero agradecer a cada una de las personas que colaboraron con esta iniciativa donando sus puntos bonus a través de Primax Go o la página web que habilitamos para hacer realidad esta ayuda. Gracias al aporte de todos los que participarán y el aporte que hemos hecho como Primax estamos ayudando a miles de peruanos en condición vulnerable que recibirán los víveres entregados por Banco de Alimentos Perú”.

La campaña se encuentra en su recta final y las personas que deseen hacer donaciones de puntos lo pueden realizar hasta el lunes 13 de julio siguiendo estos tres simples pasos:

1. Ingresar a la página www.puntosqueayudan.pe

2. Colocar sus datos (número de documento de identidad y fecha nacimiento)

3. Señalar la cantidad de puntos a donar, ¡Y listo! ya estás ayudando a un hogar de escasos recursos a poder alimentarse.

SOBRE EL BANCO DE ALIMENTOS PERÚ
Banco de Alimentos Perú (BAP) es una organización sin fines de lucro que lucha por erradicar el hambre en el país mediante la recuperación de alimentos donados por comercios, empresas o particulares, ofreciendo una solución logística responsable. Banco de Alimentos Perú cuenta con una metodología de trabajo basada en la gestión de donaciones; en la cual, evalúan la situación real de las comunidades afectadas y en base a ello destinan productos y raciones idóneas para cubrir sus necesidades.

SOBRE BONUS
Bonus, con más de 22 años de experiencia, es el programa de fidelización pionero en el mercado peruano. Las marcas asociadas ofrecen experiencias memorables a sus consumidores con el objetivo de reforzar lazos con ellos, y así impulsar su crecimiento. Además, busca crear relaciones duraderas con sus consumidores ofreciendo beneficios, experiencias y descuentos para el ahorro familiar.

SOBRE PRIMAX
Primax es una empresa líder en el sector de combustibles, cuenta con una red de más de 700 estaciones de servicio y 170 tiendas de conveniencia a nivel nacional. Con más de 2 décadas de amplia experiencia en el sector, busca facilitar la vida del consumidor a través de la constante innovación de sus productos y servicios.

AUMENTA LA DEMANDA DE PROYECTOS ASOCIADOS A LA ROBOTIZACIÓN DE PROCESOS DURANTE LA PANDEMIA COVID-19, SEÑALA MINSAIT

Lima, 8 de julio de 2020.– Minsait, una compañía de Indra, ha afirmado que las tecnologías asociadas a la automatización de procesos (RPA, por sus siglas en inglés. Robotic Process Automatization) han alcanzado gran popularidad con el Covid-19, debido a los beneficios que aportan en operaciones y empresas, tales como generar más eficiencia, reducción de costos y sobre todo aumento en la calidad de los datos en los procesos. La aplicación de la robotización supone impactos en costes de operación de un 30% de media, tiempos de implantación entre 3 a 4 meses, retornos de la inversión (ROI) entre 8 o 10 meses y la eliminación de errores humanos, lo que permite obtener resultados tangibles en el corto plazo.

Según la compañía, líder en consultoría de transformación digital y Tecnologías de la Información en Latinoamérica y España, la pandemia ha contribuido a requerir una automatización más exhaustiva, debido al fuerte impacto económico que ha traído consigo como a la ausencia de trabajo humano casi obligatorio en medio del escenario actual. Sectores como Energía, Petróleo y Gas, Finanzas, Seguros, Telecomunicaciones e Industria son los que comienzan a demandar con más urgencia este tipo de soluciones.

“En Perú, el sector de Telecomunicaciones tuvo gran impacto en las cuentas de resultados con el RPA y hoy nuestras proyecciones indican que este alcance puede extenderse a los sectores de Industria y Energía”, asegura Arturo Martens, Gerente de Telecomunicaciones de Minsait en Perú. Así también, supone un ahorro económico y un valor de la labor de los profesionales al situarlos en tareas menos operativas.

La versatilidad y velocidad de las soluciones en RPA orientadas a obtener resultados contribuyen al aumento repentino de su popularidad. Hoy, Minsait en el mundo ya aplica estos servicios a través de numerosos proyectos en áreas como las de Operaciones, Ventas, Soporte y Mantenimiento, Servicio al Cliente, Finanzas, Contabilidad, Recursos Humanos y TI. Las implementaciones se adaptan de acuerdo a las necesidades de cada cliente y puede tardar entre un mes o mes y medio.

“Es fundamental apreciar la oportunidad que nos brinda este momento. Diferentes compañías ahora buscan pequeños proyectos para comprender cómo una tecnología de trabajo funcional y práctica como el RPA aportan alto valor a su modelo de negocio. A medida que las compañías ganen confianza y vean los beneficios que pueden aportar estas soluciones, los proyectos podrán ser remodelados y alcanzar objetivos cada vez más complejos. Sin lugar a duda, las empresas de tecnología deben estar atentas a la oportunidad que brinda este momento”, destaca Arturo Martens.

Entre las preocupaciones de los ejecutivos en medio de la pandemia del COVID-19, Minsait también señala la importancia de la digitalización. Algunos ejemplos son: gestión y gobierno de datos en la nube, automatización inteligente y seguridad de la información. «Todos estos temas están en la agenda de cualquier empresa que esté mínimamente involucrada en actividades relacionadas con transformación digital y quiera impulsar los mercados en los próximos meses», concluye Rosa Ruano, Gerente de Tecnologías Avanzadas de Minsait en Perú.

Acerca de Minsait
Minsait, una compañía de Indra (www.minsait.com), es una empresa líder en consultoría de transformación digital y Tecnologías de la Información en España y Latinoamérica. Minsait presenta un alto grado de especialización y conocimiento sectorial, que complementa con su alta capacidad para integrar el mundo core con el mundo digital, su liderazgo en innovación y en transformación digital y su flexibilidad. Con ello, enfoca su oferta en propuestas de valor de alto impacto, basadas en soluciones end-to-end, con una notable segmentación, lo que le permite alcanzar impactos tangibles para sus clientes en cada industria bajo un enfoque transformacional. Sus capacidades y su liderazgo se muestran en su oferta de productos, bajo la denominación Onesait, y su oferta transversal de servicios.

Indra en Perú
Presente en Perú desde 1987, Indra es una de las compañías más importantes de tecnología y consultoría del país, contando con más de 1.500 profesionales. Actualmente forma parte de algunos de los proyectos innovadores clave para su desarrollo económico y tecnológico en los sectores de Transporte & Defensa, y de Tecnologías de la Información (TI) a través de su filial Minsait.

Acerca de Indra
Indra (www.indracompany.com) es una de las principales compañías globales de tecnología y consultoría y el socio tecnológico para las operaciones clave de los negocios de sus clientes en todo el mundo. Es un proveedor líder mundial de soluciones propias en segmentos específicos de los mercados de Transporte y Defensa, y una empresa líder en consultoría de transformación digital y Tecnologías de la Información en España y Latinoamérica a través de su filial Minsait. Su modelo de negocio está basado en una oferta integral de productos propios, con un enfoque end-to-end, de alto valor y con un elevado componente de innovación. A cierre del ejercicio 2019, Indra tuvo unos ingresos de 3.204 millones de euros, más de 49.000 empleados, presencia local en 46 países y operaciones comerciales en más de 140 países.

Antamina ejecutará 9 proyectos de Riego para Áncash y Huánuco en convenio con el Ministerio de Agricultura

Huaraz, 9 de julio de 2020.- Con el propósito de impulsar y fortalecer la reactivación económica en el país, Antamina y el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) firmaron nueve convenios de financiamiento, con la finalidad de ejecutar nueve proyectos hídricos en las regiones Áncash y Huánuco que garanticen e incrementen la eficiencia de la gestión del agua. Esto permitirá apuntalar la producción agrícola de paltas, chirimoyas, lúcumas y melocotones, papa, maíz, entre otros productos de pan de llevar y pasturas. Así se busca diversificar los motores productivos de ambas regiones y generar alrededor de 600 puestos de trabajo en los próximos nueve meses.

Los convenios permitirán la ejecución de obras de infraestructura de riego de gran envergadura, por un valor superior a los S/ 39.5 millones, bajo el mecanismo de obras por impuestos.

Los proyectos permitirán la mejora del sistema de recurso hídrico para riego de 534 hectáreas de terreno y la ampliación de la frontera agrícola en 1,059 hectáreas, beneficiando a un total de 1780 familias del campo.

La empresa privada se responsabilizará del financiamiento y elaboración de los expedientes técnicos, así como de la ejecución de las obras. Mientras, el Minagri brindará el apoyo técnico necesario y la conformidad de su avance.

En Áncash, se ejecutarán siete obras que beneficiarán a las provincias de Recuay, Huari y Bolognesi. En Huánuco se construirán dos obras en la provincia de Huamalíes.

 

En la provincia de Recuay se tendrán cuatro proyectos: “Mejoramiento de los canales de riego Huantún y Quechas del C.P. de Maravia, distrito de Pararín”; “Ampliación y Mejoramiento del Servicio de Agua del Sistema de riego El Carrecillo en la localidad de Chaucayán del distrito de Llacllín”, “Creación del servicio de agua del sistema de riego Huamanya en el C.P. de Mayorarca del distrito de Pampas Chico” y “Mejoramiento y Ampliación e integración de canal Huancacancha – Orcón en C.C. de Utcuyacu, distrito de Cátac”.

En Huari: “Instalación del Sistema de Riego en el C.P. de Huariamasga, distrito de Huachis”; “Mejoramiento y Ampliación del Servicio de Agua para riego del sistema de conducción Tuya–Mataragra – Auqui, en el C.P. Yanas, distrito de Huacchis”.

En la provincia de Bolognesi: “Mejoramiento y Ampliación del servicio de agua del sistema de riego Yamor y Jarachacra de las localidades Jarachacra y Yamor (Yamor Pueblo Nuevo) del distrito de Antonio Raymondi”.

Y en la provincia de Huamalíes, Huánuco dos proyectos: “Creación del servicio de agua para riego del sistema de riego de Yanacancha, C.P. El Porvenir y Canchapampa, distrito de Llata” y “Creación del sistema de riego de Yacupashtag en el sector de Ishanca, Libertad del distrito de Llata”.

 

 

Oficina de Comunicaciones
Compañía Minera Antamina

Roque Benavides: Debemos poner en valor todos nuestros proyectos, no solo los mineros

Debido a la pandemia del Coronavirus, nuestra economía enfrenta un choque sin precedentes en naturaleza y magnitud. Roque Benavides, presidente del directorio de Compañía de Minas Buenaventura, explicó que según el INEI el PBI se contrajo 40.49% en abril respecto al mismo mes del año anterior. La caída fue más severa que la registrada en marzo (-16.26%). Además, para este año se espera una caída del PBI del orden del 12.5%, y de 11.5% en 2021, según el último reporte de inflación del BCR.

Por tal motivo, es imperativo poner en valor nuestros proyectos, no solo los mineros, sino también los agroindustriales, industriales y demás. “El impacto positivo de estas inversiones será la generación de miles de puestos de trabajo y encadenamientos productivos, que son tan necesarios para poner en marcha otra vez los motores de la economía”, indicó.

Criticó la paralización de obras de envergadura como Chavimochic III, proyecto de irrigación implica 100.000 hectáreas de campo cultivable en la región La Libertad. Del mismo modo, lamentó que aún no se construya Paltiture, reservorio entre Puno y Moquegua, que se dirigiría al río Tambo y permitiría mejorar la calidad de agua para agricultores y ganaderos, facilitando el desarrollo del proyecto Tía María.

Respecto al sector minero, recordó que contamos con un portafolio de US$60.000 millones en proyectos, muchos de ellos paralizados y retrasados por trámites burocráticos, y que nos deja a la saga de otros países mineros como Canadá, Chile o Australia. “No podemos esperar como en el caso de Antamina, el cual denunció mi padre en 1950 y recién entró en producción en 2002. Creo que hay que llamar la atención a nuestros líderes, a nuestras autoridades”, refutó.

Refirió que las comunidades deben mantener un diálogo constructivo y entender los beneficios de la minería, de los tratados de libre comercio y el Estado no se puede poner de perfil pues debe generar un entorno favorable proveyendo los servicios básicos.

Benavides manifestó estas ideas durante el conversatorio virtual “Propuestas Estratégicas para Reactivar la Industria Minera”, realizado en el marco de los Martes de la Ingeniería Minera, organizado por el Capítulo de Minas del Consejo Departamental de Lima del Colegio de Ingenieros del Perú.

¿Qué debe hacer el Perú frente al Covid-19?

Luego de transcurridos los 115 días de vivir en pandemia (COVID-19), nuestros indicadores sociales y económicos arrojan resultados demoledores y devastadores. El COVID-19 ha desnudado no sólo la calamitosa situación de nuestro sistema sanitario, además, ha puesto ante los ojos del mundo, los dos terribles males de nuestro Estado: ineficiencia y corrupción, como lo ha llamado el New York Times, se ha puesto en evidencia “el barniz de progreso económico”. En el campo estrictamente económico, esta pandemia ha destruido los activos sociales y económicos de las tres últimas décadas. El Perú como un país con ahorros, y con cuentas fiscales y monetarias bien manejadas, es ahora sólo una breve parte de nuestra historia. Pese a tener un notable crecimiento económico en las últimas décadas, el Estado no supo convertirlo en la mejora de calidad de vida para la mayoría de peruanos.

El Banco Mundial indica que, en el presente año, nuestra economía experimentará una caída del 12% del PBI, el Fondo Monetario Internacional va más allá, una caída de 13.9%. Nuestros Economistas también están cercanos a estas cifras. Esta será la caída más fuerte entre todas las naciones. El déficit fiscal que antes de la pandemia estaba en el 1.6%, posiblemente alcance este año el valor de un 10%. El retroceso en la pobreza puede ser superior al 8%. Esto significa que más de 3 millones de peruanos volverían a ser pobres monetarios, esto sumado a los 6 millones de peruanos que ya estaban en esa condición, una tercera parte de peruanos volverá a estar en una situación económica –y consecuentemente social- muy difícil situación. La deuda pública estaba en 27.5% del PBI, hoy el gobierno ha empezado a endeudarse, posiblemente esta cifra llegue al 37% o mayor a esta cifra.

Surge la pregunta, que debe hacer el Perú? Se requiere urgente una respuesta contundente para revertir esta situación; 1) un impulso rotundo de inversiones públicas y privadas. 2) sin estas inversiones no hay manera de recuperar los millones de empleos perdidos por causa del confinamiento. 3) la pauperización acelerada que se avecina, obliga al Estado a reorientar los gastos en lo estrictamente imprescindible. 4) presupuesto austero, reorientar gastos en salud, alimentación y educación y otros que sean necesarios. 5) el asistencialismo y el populismo son enemigos del desarrollo sostenible porque empobrecen a las naciones que lo practican, solo buscan captar recursos mediante normas que sobre regulan mercados y precios, que asfixian al sector privado. 6) en situación actual si es necesario el asistencialismo económico, pero tiene que ser solo temporal.

Estamos en un momento decisivo e crucial, pienso que debemos seguir apostando por el libre mercado, pero sin los excesos como el que está ocurriendo con ciertas prácticas de lucro en plena pandemia, estos actos deben ser sancionados. Quienes creemos en la libre empresa, pensamos que el camino correcto son las políticas públicas con soluciones reales y duraderas que promuevan las inversiones privadas principalmente, sabemos que la inversión privada representa el 80% de las inversiones, las inversiones públicas el restante 20%, emprendimientos empresariales de toda magnitud, de pequeño a grande, aprovechar toda la capacidad instalada para aumentar la producción, inyectar liquidez para fomentar el consumo familiar mediante el empleo. El Estado tiene que generar nuevamente ahorros, tiene que ir incrementando la recaudación fiscal, se debe impedir la evasión y elusión tributaria. Parece que el gobierno actual no piensa de esta manera, prefiere el populismo y el aplauso fácil, esto puede ser un paliativo en el corto plazo pero en el largo plazo puede totalmente nefasto para el país.

El COVID-19 debe ser una enorme lección para los peruanos, debe servir para romper con paradigmas negativos y modelos mentales. Desarrollemos nuestro mayor esfuerzo de encontrar la colaboración entre todos los actores para resolver los problemas que se avecinan. Como dice una cita médica “en circunstancias extremas, solo podremos responder con decisiones radicales”. Sabemos por historia que los grandes descubrimientos y emprendimientos surgieron como respuesta a las crisis más grandes que ha sufrido la humanidad.

Covid-19 en la economía mundial: impulso y retroceso

Las diferentes realidades a las que se enfrentan los países y sectores de bajos y altos ingresos dan lugar a respuestas y consecuencias diferentes. Las nuevas proyecciones en las que todas las economías se contraen, mientras China se expande, serán una fuente de conflicto entre Oriente y Occidente. El hecho de que quede una economía que tire del crecimiento económico mundial indica que las relaciones económicas internacionales se dirigirán hacia el Este.

Como se anticipó (http://www.obela.org/analisis/covid19-el-comienzo-del-efecto-domino) las previsiones de crecimiento de la economía mundial a principios de año eran optimistas. A finales de junio, el crecimiento mundial tiene una proyección anual de -4.9% (FMI) -5.2% (Banco Mundial) y -6% (OCDE). En el peor de los casos, estas dos últimas organizaciones prevén contracciones de -8 y -7.7%, respectivamente. El Fondo Monetario Internacional prevé que los Estados Unidos se contraigan en un -8.0% mientras que China observará un crecimiento del 1.0%. La Zona Euro y América Latina se contraerán en -10.2 y -9.4%, respectivamente. Según el presidente del Banco Mundial, Malpass, el año 2020 es el peor en términos de crecimiento desde la crisis de 1929 y posiblemente desde la larga depresión de 1872.

El impacto en la dinámica de crecimiento ha sido mundial. Sin embargo, la experiencia de la pandemia en las economías emergentes dista mucho de la de las economías avanzadas. La cuestión es por qué los gobiernos con mayor capacidad fiscal y monetaria para aplicar políticas anticíclicas tienen resultados de crecimiento similares. Una hipótesis es que se enfrentan a choques simultáneos de oferta y demanda que anulan los esfuerzos expansionistas de los gobiernos.

La diferencia en la estructura del mercado laboral entre las economías avanzadas y las emergentes es evidente. Las economías desarrolladas tienen mercados de trabajo formales con un margen informal más reducido. Las economías emergentes tienen altos niveles de informalidad que están estrictamente relacionados con mercados legales pequeños y precarios. Los altos niveles de informalidad están estrechamente relacionados con la baja capacidad tributaria de los gobiernos de esos países. Esta situación genera una serie de problemas, como la falta de acceso a la atención médica universal o al seguro de desempleo. Son inexistentes en las economías emergentes que, en las condiciones actuales, resultan ser un factor anticíclico fundamental para contener la pérdida de ingresos derivada de los efectos nocivos de la pandemia.

El patrón de consumo es otro aspecto en el que existen marcadas diferencias, tanto en términos de poder adquisitivo como en la forma en que se realizan las compras. Los sectores de mayores ingresos observan una explosión en el uso de las compras en línea, incluido el supermercado, que permite a los individuos permanecer confinados. El instrumento de pago es la tarjeta de crédito. Los sectores de menores ingresos compran en mercados, que son polos de contagio en el mundo, y pagan en efectivo. Los sectores de altos ingresos viajan en vehículos privado, mientras que la población de bajos ingresos viaja en transporte público, que es ahora otro polo de infección.

Mientras que en las economías avanzadas la aplicación de nuevas tecnologías permite la transición a nuevas formas de consumo, los ingresos de subsistencia son una característica dominante en las economías emergentes. Ante la falta de actividades económicas, la pérdida de ingresos y de empleo, no hay más remedio que buscar ingresos de cualquier manera, con exposición a la pandemia. En cuanto a la producción y los servicios, se ha reforzado la robotización, lo que permite el distanciamiento social. Este cambio tecnológico se produce en mayor medida en las economías avanzadas, pero se producirá más pronto que tarde en los países emergentes, lo que agravará el desempleo oficial.

La pandemia está empezando a generar un retroceso en cuanto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODM). Las proyecciones apuntan a un aumento de la pobreza, la desigualdad empeorará y las restricciones al uso de energía de combustibles fósiles disminuirán para fomentar el crecimiento económico a expensas del medio ambiente y el cambio climático. Los retos son generar un renacimiento económico que promueva el empleo, la agricultura sostenible, la reducción de las cadenas de valor mundiales, el aumento del uso de la energía renovable y el descubrimiento de una vacuna y un tratamiento que sean universales y gratuitos.