Economía de EE.UU. se recupera más rápido de lo previsto, afirma presidente de la Fed

La actividad económica ha repuntado en las últimas semanas después de lo que en algunas partes han sido meses de confinamientos para desacelerar la propagación del coronavirus, afirmó Powell en comentarios preparados para una audiencia en el Congreso el martes.

“Hemos entrado en una importante nueva fase y lo hemos hecho antes de lo esperado”, dijo Powell. “Si bien este repunte en la actividad económica es bienvenido, también presenta nuevos desafíos, notablemente, la necesidad de mantener el virus bajo control”, agregó.

Con la producción y el empleo aún muy por debajo de sus niveles previos a la crisis, el jefe de la Fed aseveró que “el camino futuro para la economía es extraordinariamente incierto y dependerá en gran parte de nuestro éxito en contener el virus”. Agregó nuevamente que es poco probable una recuperación completa hasta que la gente confíe en que es seguro estar fuera de casa.

La Fed redujo las tasas de interés casi a cero, compró billones de dólares en bonos y lanzó casi una docena de programas de respaldo crediticio para impulsar a la economía y mantener en funcionamiento a los mercados.

El banco central también se ha comprometido a utilizar la “gama completa de herramientas” para respaldar la actividad en Estados Unidos.

El Congreso ha comprometido casi US$ 3 billones en ayuda. Pero se podría necesitar más, señaló Powell, apuntando que la línea de crédito “Main Street” -a la cual aún no se ha acudido- podría ser valiosa “en los próximos meses” para las compañías golpeadas por una dramática caída en la actividad económica durante la pandemia.

Algunos estados han comenzado a retrasar su apertura a medida que aumentan los contagios de coronavirus.

Agencia Reuters

Subastan en Estados Unidos gasolina destinada a Venezuela

La disputa, que no había trascendido hasta ahora, tiene todo el drama de una película de piratas: Una carga costosa, maniobras marinas clandestinas y acusaciones de un robo en altamar.

De un lado está Evangelos Marinakis, uno de los empresarios más importantes de Grecia y propietario de su club de fútbol más exitoso, el Olympiakos, y del otro, otro magnate de la industria naviera de Venezuela, Wilmer Ruperti, quien tiene un largo historial de colaboración con el gobierno socialista venezolano.

El primer round pareció favorecer a Marinakis, cuya empresa Capital Ship Management Corp., con sede en El Pireo, opera el Alkimos.

El miércoles las autoridades estadounidenses ofrecerán en subasta el cargamento del barco en Houston: 100,266 barriles de gasolina de alto octanaje, con un valor aproximado de US$ 5 millones.

La subasta se produce después de que el juez Lynn Hughes ordenase confiscar el cargamento, diciendo que lo más probable es que hubiera ido a parar a Venezuela, mientras continúa un proceso de arbitraje sobre un derecho de retención de US$ 1.7 millones.

“Esto demuestra claramente que las sanciones funcionan”, afirmó Russ Dallen, quien sigue de cerca el tráfico marítimo como director de Caracas Capital Markets, con sede en Miami. “Si bien pareciera que este propietario hizo las cosas bien, hay muchas cucarachas inescrupulosas en la industria naviera dispuestas a hacer negocios con Venezuela”, agregó.

Estados Unidos ha estado tratando por meses de frenar los cargamentos de combustible de y hacia Venezuela, en la esperanza de que eso acelera la caída de Nicolás Maduro, al privarlo de los ingresos petrolíferos que son el principal sostén de su gobierno socialista.

Pero los más perjudicados han sido los venezolanos, que tienen que esperar días para llenar los tanques de sus vehículos por la escasez de gasolina refinada en el país.

Hasta ahora el gobierno de Donald Trump ha sancionado a más de 50 barcos por violar las sanciones.

Este mes agregó cinco capitanes iraníes a la lista de individuos a los que no se les permitirá hacer negocios con Estados Unidos luego de que Maduro apelase a Irán para recibir gasolina, que cada vez la cuesta más conseguir.

Agencia AP

La central nuclear más antigua de Francia será desconectada

Francia había dicho que cerraría varios de los reactores en funcionamiento del país para 2035, ya que busca reducir su dependencia de la energía nuclear, y bajo la presión de países vecinos como Alemania y Suiza. El informe de Reuters podría significar que el país está reevaluando esa estrategia.

La central nuclear de Fessenheim, situada en el este de Francia, en la frontera con Alemania, se inauguró en 1977. La planta de 880 MW, dirigida por la empresa energética estatal EDF, puso fuera de servicio su otro reactor de agua a presión de 880 MW en febrero, días después de que el gobierno anunciara que cerraría los dos reactores de la instalación.

Problemas de mantenimiento, protestas

La planta, como algunos otros reactores en Francia y en otros lugares, estaba plagada de problemas de mantenimiento. En los últimos años se informó de varios problemas relacionados con la seguridad en la planta, incluida la contaminación radiactiva no letal de los trabajadores. Otros problemas incluían un fallo eléctrico, grietas en la cubierta de un reactor, un error químico, contaminación del agua y una fuga de combustible.

En un estudio realizado en 2007 por Suiza se comprobó que durante la construcción de Fessenheim se habían subestimado los riesgos sísmicos en la región de Alsacia. ASN, la Autoridad de Seguridad Nuclear de Francia, citó una “falta de rigor”, o de estricta observancia de los reglamentos, en la operación de la planta por parte de EDF.

Fessenheim operó durante tres años más allá de su vida útil esperada de 40 años. La planta fue objeto de numerosas protestas de activistas medioambientales. Los grupos antinucleares pidieron el cierre de la planta, y otros en Francia, después del incidente de Fukushima en Japón en 2011.

Anne Laszlo, representante sindical de los trabajadores de la planta, dijo en una declaración: “Esperamos, sobre todo, ser las últimas víctimas de esta caza de brujas contra la energía nuclear”.

Los funcionarios locales se han manifestado en contra del cierre de la planta, citando preocupaciones económicas ya que gran parte de la economía de la región está ligada a la planta nuclear. Los medios de comunicación franceses han citado datos que dicen que cerca de 2.200 empleos han estado directa o indirectamente ligados a la planta nuclear. Claude Brender, un alcalde local que se opuso al cierre de la planta, dijo que Fessenheim había ayudado a crear una “isla de prosperidad” en una parte de la región de Alsacia con problemas económicos.

Un ingeniero de la planta, Jean-Christophe Rouaud, que ya ha encontrado trabajo en otra planta nuclear, dijo a la Agencia France-Presse que los empleados de Fessenheim han tenido “miedo de no oír más las máquinas en funcionamiento”. Dijo que había una “sensación de desperdicio compartida por todos los empleados”.

Alemania y Suiza piden el cierre de la planta

Los funcionarios de Alemania, que recibe las importaciones de energía de Fessenheim, también pidieron el cierre de la planta después de que ese país tomara la decisión de cerrar todas sus plantas de energía nuclear después de Fukushima. La vecina Suiza también pidió el cierre de la planta, citando el riesgo de terremotos en la región. Fessenheim está situada a unos 25 kilómetros de la frontera suiza.

El entonces presidente francés François Hollande había prometido cerrar Fessenheim sólo unos meses después de Fukushima, pero no fue hasta 2018 que el sucesor de Hollande, el actual presidente Emmanuel Macron, dio el visto bueno al cierre de la planta.

Francia recibe alrededor del 75% de su electricidad de la energía nuclear, según la Asociación Nuclear Mundial (WNA), y es el mayor exportador mundial de electricidad debido a su bajo costo de generación. El gobierno francés, que según la WNA recibe más de 3.000 millones de euros al año (unos 3.400 millones de dólares) de las exportaciones de energía, ha dicho que quiere reducir su dependencia de la energía nuclear al 50% de la generación del país para 2035.

La WNA dijo que el cierre del último reactor de Fessenheim dejará a Francia con 56 reactores en funcionamiento, con unos 62 GW de capacidad de generación. El gobierno había planeado cerrar al menos una docena de reactores más, todos cercanos o con más de 40 años de servicio, en los próximos 15 años, aunque el informe del viernes podría significar que los funcionarios alterarán ese plan.

Nuevos reactores en construcción

EDF, incluso cuando algunos reactores se desconectan, está construyendo nuevos reactores. La compañía había dicho hace unos años que podría cerrar Fessenheim una vez que se asegurara el funcionamiento de un reactor presurizado europeo de nueva generación (EPR) en Flamanville, Francia.

La compañía dijo a principios de junio dijo que una inspección de las válvulas de seguridad en Flamanville 3 no causaría más retrasos en la puesta en marcha de la planta, que ahora se espera para 2023. La operación comercial de Flamanville 3 -la construcción de la planta comenzó en 2007, y se esperaba que estuviera en línea en 2012- se ha retrasado varios años debido a problemas de equipo y a los trabajos de reparación durante la construcción.

EDF ha dicho que la eliminación del combustible gastado de los reactores de Fessenheim debería completarse para 2023, aunque el desmantelamiento y la demolición de la planta podría llevar 20 años o más. Fessenheim a finales de 2017 tenía más de 1.000 trabajadores en el sitio, pero los funcionarios han dicho que sólo necesitarán 294 en el sitio durante la eliminación de combustible, y sólo 60 trabajadores serán necesarios para demoler la planta.

EDF firmó un acuerdo de protocolo con el gobierno francés antes de presentar su solicitud de desmantelamiento de Fessenheim, y el estado compensará a EDF por sacar la planta de la línea. La parte fija inicial de esos cargos, que se espera que sumen unos 400 millones de euros (433 millones de dólares), cubrirá los costes anticipados asociados al cierre de Fessenheim. Esos costos incluyen el reentrenamiento del personal, la clausura de la planta, el impuesto básico de la instalación nuclear y los costos post-operativos.

RTE, el operador de la red nacional del país, a principios de este año dijo que no esperaba que el cierre de Fessenheim afectara la seguridad del suministro de electricidad de Francia, incluso con el retraso en la puesta en marcha de la planta de Flamanville.

 

Noticia tomada de: Power Mag / Traducción libre del inglés por WorldEnergyTrade.com

Ford usará energía renovable en todas sus plantas en 2035, con Europa como bandera

En un comunicado, Ford ha subrayado que ya está utilizando energía eléctrica 100% renovable en todas sus instalaciones en Reino Unido, en su planta de Rumanía y en sus fábricas de Colonia (Alemania), por lo que espera que Europa esté entre las primeras regiones del mundo en ser neutral en cuanto a carbono.

“La neutralidad de carbono busca alcanzar ‘cero emisiones’ de carbono mediante el equilibrio de dichas emisiones con la eliminación del carbono. Para lograr su objetivo, Ford se centrará inicialmente en tres áreas que representan aproximadamente el 95% de sus emisiones de dióxido de carbono (CO2): el uso de vehículos, su base de suministro y las instalaciones de la compañía”, ha indicado la firma estadounidense.

Inversión millonaria

Ford ha asegurado que establece el objetivo de 2050 con “plena conciencia” de los desafíos que tiene por delante, incluyendo la aceptación de los clientes, las regulaciones gubernamentales, las condiciones económicas y la disponibilidad de electricidad y combustibles renovables, que sean neutros en carbono.

“Podemos desarrollar y fabricar grandes vehículos, sostener y hacer crecer un negocio fuerte y proteger nuestro planeta al mismo tiempo. De hecho, esos ideales se complementan entre sí”, ha apostillado el responsable de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Seguridad de Ford, Bob Holycross.

Estos objetivos se enmarcan dentro de la inversión de más de 11.500 millones de dólares (más de 10.450 millones de euros) en vehículos eléctricos hasta 2022, y se ha comprometido a ofrecer una versión electrificada de todos sus nuevos modelos.

La compañía automovilística Ford se anotó unas pérdidas netas de 1.993 millones de dólares (1.833 millones de euros) durante el primer trimestre de este año, en comparación con los 1.146 millones de dólares (1.054 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2019, debido a la crisis del coronavirus.

Invertia

Australia duplicará este 2020 la capacidad de almacenamiento de energía

Este cambio está relacionado con la financiación de programas de los gobiernos estatal y federal, y de la Agencia Australiana de Energía Renovable. Las instalaciones BTM han liderado tradicionalmente el crecimiento de la capacidad de almacenamiento en el país, ya que los gobiernos estatales han estado emitiendo subsidios para el almacenamiento solar en los tejados y el almacenamiento residencial, así como financiación para los recursos energéticos distribuidos. También se incentiva a los clientes residenciales, comerciales e industriales para que instalen sistemas BTM para gestionar el aumento de las facturas de electricidad y los cortes de energía.

Sin embargo, los analistas indican que es probable que la posición de liderazgo del mercado de BTM sea efímera, ya que la industria se enfrenta a muchas incertidumbres. Las restricciones relacionadas con el virus del Covid-19 y la recesión económica podrían causar retrasos o cancelaciones de los 4,6 GWh de los proyectos anunciados que están en preparación en los próximos cinco años. Australia del Sur, en particular, será la más afectada ya que la mayoría de los despliegues previstos se sitúan allí. “Los promotores con balances sólidos están en condiciones de seguir adelante con el desarrollo de sus proyectos, pero todavía se enfrentan a problemas de conexión a la red en el futuro”, dice Le Xu, analista senior en Wood Mackenzie.

“Con la eliminación gradual de la financiación aportada por el Organismo Australiano de Energía Renovable, los promotores del almacenamiento se ven presionados a buscar capital privado para cubrir entre el 10% y el 50% de las inversiones iniciales del proyecto”, añade. “La incertidumbre de los ingresos y los riesgos de la conexión a la red pueden impedir que los proyectos atraigan financiación. El mercado de las FTM es el más afectado por esta situación y es probable que se contraiga en 2022”.

No obstante, el futuro del mercado de FTM es prometedor y la capacidad acumulada podría alcanzar los 4,2 GWh en 2025. Según el estudio de Wook Mackenzie, para entonces, la mayor parte de la capacidad FTM probablemente provendrá de la energía solar más almacenamiento, es decir, plantas de energía solar emparejadas con capacidad de almacenamiento de baterías. La disminución de los costos de las baterías conducirá a una mejora del capex general del sector de almacenamiento de energía. El analista estima que los costes de los sistemas de almacenamiento de energía disminuirán en un 27% en los próximos cinco años.

Renewable Energy Magazine

Chile produciría unas 200,000 toneladas menos de cobre este año por el coronavirus

Citando estimaciones de la agencia estatal Cochilco, el ministro Baldo Prokurica planteó sin embargo que por ahora es “muy difícil” prever cifras y que “todo dependerá de cómo evolucione la pandemia”. La producción total del país el año pasado fue de 5.79 millones de toneladas de cobre.

Prokurica destacó además la decisión del jueves de la minera Codelco, la mayor productora global de cobre, de paralizar la fundición de su mina Chuquicamata en el norte del país como una medida para prevenir el avance de los contagios tras reportar la muerte de un trabajador más en sus faenas.

El cobre tocó el viernes un máximo de cinco meses ante el temor creciente de que se altere la producción en Chile por el empeoramiento de los contagios.

Hasta ahora la actividad de extracción en Chile no había sido mayormente afectada por la pandemia, pero en las últimas semanas los contagios aumentaron y los sindicatos comenzaron a elevar las presiones sobre las empresas.

“Chile ha sido uno de los productores afortunados. No ha sufrido tanto por el brote y los cierres del gobierno en realidad no tuvieron tanto impacto en la producción de los primeros cuatro meses del año”, afirmó Kieran Clancy de Capital Economics.

Codelco reportó el viernes en un comunicado interno la muerte del trabajador Jimmy Rojas, el tercero de la mina de Chuquicamata, con lo que el número de operarios fallecidos de la firma se elevó a cuatro.

Un quinto trabajador que murió por coronavirus prestaba servicios para una empresa contratista de la división Ministro Hales.

La Federación de Trabajadores del Cobre que agrupa a los gremios de las minas de la estatal dijo que Codelco ha manejado la crisis sanitaria de manera incompetente. Chile reportó al viernes más de 5,000 muertos confirmados por coronavirus y más de 263,000 contagios.

Agencia Reuters

PDVSA discute con privados plan para pagar con combustible reparaciones de refinerías

La posibilidad de una compensación en especie se produce cuando las sanciones de Estados Unidos a PDVSA y los graves problemas de flujo de efectivo en la compañía han complicado su capacidad de pagar a contratistas externos, cuya ayuda requiere para reanudar la producción de gasolina en su red de refinación, con capacidad de 1.3 millones, casi detenida.

La falta de pagos a contratistas ha contribuido a la escasez generalizada de combustible en los últimos meses, que el régimen chavista de Nicolás Maduro alivió temporalmente al importar gasolina de su aliado Irán.

“Queremos atender un asunto humanitario porque hay mucha gente sufriendo”, dijo una de las personas, que habló bajo condición de anonimato porque las conversaciones aún no son públicas. La escasez ha dificultado que los agricultores cosechen y que los médicos lleguen a los hospitales.

La fuente dijo que las compañías privadas involucradas planearon discutir el plan con la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que hace cumplir las sanciones, para tratar de obtener una licencia que permita las actividades.

El pago en combustible podría allanar el camino para que esos contratistas privados exporten los productos ellos mismos.

PDVSA ha acumulado una deuda considerable con los contratistas debido a la imposibilidad de realizar los pagos prometidos, lo que ha llevado a la suspensión de muchos proyectos y ha dejado a las empresas sin flujo de caja.

La petrolera no ha publicado recientemente cifras sobre sus deudas totales con contratistas y proveedores. La fuente dijo que los productos que PDVSA podría pagar a los contratistas incluyen fuel oil, jet fuel y petcoke, un subproducto del proceso de refinación.

Tal opción de pago con combustible y subproductos podría impulsar las exportaciones de petróleo de Venezuela al eliminar a PDVSA del proceso, apostando así a que los clientes estarían dispuestos a interactuar con empresas privadas no sancionadas. Pero esa parte del plan probablemente no se mantendría sin una licencia OFAC.

El Gobierno del presidente Donald Trump sancionó en los últimos meses a varias compañías petroleras y navieras por tener tratos con Venezuela, en un aumento de la presión en busca de sacar a Maduro de la presidencia.

También estudia medidas contra un magnate naviero venezolano que coordinó un envío de gasolina al país en abril, y quien describió el embarque como “trabajo humanitario”.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, PDVSA y el Ministerio de Petróleo de Venezuela no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Maduro culpa a las sanciones por la escasez de combustible y los problemas económicos de la nación OPEP.

Washington ha presionado a los clientes restantes de PDVSA para que no envíen gasolina a la nación sudamericana a cambio de crudo, una práctica utilizada durante mucho tiempo para abastecer el mercado interno.

Las sanciones han obstaculizado la capacidad de PDVSA de pagar a los contratistas a través de transferencias bancarias. Los pagos en especie no son el primer método que la compañía ha ideado para superar este obstáculo: el año pasado, pagó a los proveedores y contratistas con euros en efectivo.

Pero el efectivo se ha secado por el desplome de la producción. Venezuela produjo solo 411,000 barriles por día al 15 de junio y un promedio de 421,000 en las primeras dos semanas de junio, según un documento del Ministerio de Petróleo visto por Reuters.

Esas cantidades están por debajo de los 573,000 en mayo, según las cifras que el país proporcionó a la OPEP.

Agencia Reuters

FMI: Pandemia golpeará duramente la economía global con una contracción de 4.9%

La “profunda contracción” – más aguda que la primera estimación de una caída del PBI de un 3% este año hecha en abril – está marcada por una “incertidumbre generalizada”, debido a que todavía se desconoce la magnitud y la duración del golpe por la pandemia del coronavirus que ha dejado 472,000 muertos en todo el mundo.

“Ahora proyectamos una recesión más profunda en el 2020 y una recuperación más lenta en el 2021”, advirtió la economista jefa del FMI, Gita Gopinath.

En la actualización de sus “Perspectivas de la economía mundial” (WEO por su sigla en inglés), el FMI destacó que un componente importante de la crisis es una contracción “profunda y sincronizada” que afecta a las economías avanzadas.

En el 2020 este parón generará una caída del PBI de 8% en Estados Unidos, del 10.2% en el Reino Unido, una contracción de 7.8% en Alemania, de 12.5% en Francia y de 12.8% en Italia.

Para América Latina y el Caribe la entidad efectuó un recorte de varios puntos en sus estimaciones para este año y anunció que espera una contracción de 9.4%, con un descalabro de las principales economías: una caída del PBI de 9.1% en Brasil, 10.5% en México y de 9.9% en Argentina.

En China, el origen de la pandemia, la recuperación está en marcha y el FMI pronostica un crecimiento de 1% para este año, dejando atrás un ritmo de expansión de más de 6% en los años anteriores.

Incertidumbre sobre la crisis

Gopinath afirmó que según las previsiones actuales, esta crisis va a arrasar 12 billones de dólares de la economía y advirtió: “Todavía no estamos fuera de peligro”.

También la economista recomendó a los gobiernos que no retiren demasiado pronto los programas de estímulo. “Este tipo de crisis requiere tener todas las manos sobre los controles”, agregó.

La entidad multilateral explicó que el escenario de la pandemia creó una combinación única de factores que llevó a esta contracción global, con una caída de los ingresos, una débil confianza de los consumidores durante el confinamiento, a lo que se sumó la reticencia de las empresas a comprometerse en nuevas inversiones.

El FMI destacó que espera que en el segundo trimestre del año haya una pérdida de 300 millones de empleos, un golpe que será particularmente duro para los empleados de baja cualificación que no pueden trabajar de forma remota.

La entidad advirtió que el impacto de esta crisis en los hogares de bajos ingresos es particularmente fuerte y que puede llegar a lastrar los progresos en la lucha global contra la pobreza hechos desde la década de 1990.

El FMI espera para el 2021 una recuperación global con un crecimiento de 5.4%, con una expansión de 4.5% en Estados Unidos y de 3.7% en América Latina.

El FMI destacó que pese a que proyecta una recuperación, estas cifras para el 2021 esconden recortes de hasta 6.5 puntos para algunas economías con respecto a los pronósticos hechos en enero.

El Fondo advirtió que un declive de la actividad más prolongado podría dejar más cicatrices en la economía, incluyendo más cierres de empresas, una reticencia a las contrataciones y más daño económico para los trabajadores.

Una marcada caída del comercio

Otro factor que se suma a la dinámica recesiva es la baja de un 11.9% del volumen del comercio internacional, aún más marcada que la caída de 9% pronosticada en abril por la debilidad de la demanda de bienes y servicios, incluyendo la industria del turismo.

“Más allá de los riesgos relacionados a la pandemia, la escalada de las tensiones entre Estados Unidos y China en varios frentes, los vínculos raídos entre miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y el extendido malestar social, generan desafíos adicionales para la economía”, advirtió el FMI.

También es posible que aumenten los costos para las empresas, por los cambios en los hábitos de limpieza para desinfectar equipamientos y las normas de distanciamiento social.

El FMI advirtió no obstante que existe la posibilidad de que la caída sea menos severa de lo pronosticado ahora, pero señaló que “los riesgos a la baja siguen siendo significativos”.

Agencia AFP

Chile: Sindicatos mineros aumentan presión tras segunda muerte por coronavirus

Tras la muerte de dos trabajadores de la estatal Codelco, la mayor productora mundial de cobre, y un aumento sostenido en los contagios, los gremios exigen mayor fiscalización y control, además de reducir la alta circulación de personas por el cambio de turnos en la norteña localidad minera de Calama.

Horas después de informar el segundo deceso por Covid-19, Codelco anunció la noche del sábado la detención de proyectos en construcción y la operación de la centenaria mina Chuquicamata solo con personal de Calama.

La Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), que agrupa a los gremios de la estatal, dijo que de no cambiar la situación “nos veremos en la obligación de generar en conjunto con otros gremios que representan a trabajadores de la Gran Minería, a fortalecer nuestras acciones e impulsar las medidas necesarias”, incluyendo acciones administrativas y legales.

“Bajo ningún pretexto aceptaremos que se anteponga la producción y cualquier objetivo del negocio minero de Codelco si no están garantizadas, mediante los más altos estándares, urgentes medidas de prevención”, agregó la FTC en un comunicado, tras calificar de “insuficiente” el anuncio de la empresa.

Desde el inicio local de la pandemia en marzo, las operaciones de la industria minera en Chile no se han visto mayormente impactadas, pero los contagios han aumentado con la sostenida propagación que sufre el país.

Por su parte, el sindicato de trabajadores de Escondida, la mina de cobre más grande del mundo y controlada por BHP, también se quejó de la falta de control estatal y de problemas con el cálculo de bonos sujetos a la producción.

“Entendemos el sentir de muchos de que de alguna manera debiera haber una retribución o reconocimiento de la exposición al riesgo en faena”, señaló.

Además asomó la aplicación de un artículo del Código del Trabajo local que pide a las empresas a suspender y desalojar faenas ante riesgos a la vida o salud de los trabajadores, pero que también habilita a los operarios a interrumpir sus labores frente a estos peligros.

Además de Codelco y BHP, en el país sudamericano operan otras gigantes internacionales como Anglo American, Glencore, Antofagasta, Freeport McMoRan.

Minería en Línea

Codelco modifica turnos en su mina El Teniente para enfrentar avance del Covid-19

La decisión de aplicar turnos de 14 días de trabajo por 14 de descanso, adoptada en acuerdo con los sindicatos, es el cambio más reciente adoptado por la estatal tras la muerte de un segundo trabajador de sus faenas en el norte del país debido al COVID-19, lo que la llevó a reducir operaciones en esa zona.

Codelco dijo en un comunicado que los nuevos turnos en El Teniente permiten reducir el riesgo de contagio al disminuir la dotación expuesta en faena y la exposición en áreas comunes como camarines y casinos así como reducir la frecuencia de viajes y traslados.

El acuerdo “compatibilizará la obligación de la empresa de proteger la salud de sus trabajadores y trabajadoras con el legítimo derecho de éstos de prestar sus servicios, lo que permite asegurar la continuidad de las operaciones y el aporte de El Teniente al país”, dijo Codelco.

El Teniente, la mayor mina de Codelco, está ubicada en una región montañosa a unos 100 kilómetros al sur de Santiago. La capital concentra la mayoría de los casos de coronavirus y al lunes, autoridades sanitarias reportaron casi 247,000 contagios en todo el país y más de 4,500 muertos confirmados.

Además de Codelco, en Chile operan gigantes internacionales como BHP, Anglo American, Glencore, Antofagasta, Freeport McMoRan. El Teniente produjo 459,744 toneladas métricas de cobre fino en el 2019, según el sitio web de la empresa. La mayoría de las compañías mineras en el vasto Desierto de Atacama en el norte del país han mantenido la continuidad operativa.

Agencia Reuters