Presidenta de AFIN sobre el acceso a la energía eléctrica en el Perú: “Hay todavía un tramo que avanzar”

Leonie Roca destacó y repasó el impacto positivo que significó la inversión privada en el sector energético.

33

Leonie Roca, presidenta de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN), dejó en claro, en un artículo hecho para el diario Gestión, que pese a lo mucho que se avanzó en el acceso a la energía eléctrica, “hay todavía un tramo que avanzar”.

La presidenta, abogada de profesión, destacó y repasó, desde un inicio de su escrito, el impacto positivo que significó que la inversión privada participe de la generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica que recibimos todos los peruanos.

De hecho, en el artículo precisa que la mayor demanda de electricidad que supuso el crecimiento de las clases medias, y de las actividades industriales y productivas del país, fueron satisfechas con una inversión de más de 20 mil millones de dólares, de los que 17 mil millones tenían su origen en las arcas del sector privado.

Los resultados terminaron, como lo indica la presidenta, con un 95.6% de cobertura eléctrica en hogares urbanos, mientras que con un 83.5%, en zonas rurales del país, para el 2019.

No obstante, existen más de un millón de peruanos que no cuentan con acceso a electricidad. De hecho, la brecha se evidencia más en las zonas alejadas del país.

Para ello, la presidenta, señaló que las asociaciones público-privadas, en dichos lugares, permitirían mejorar la situación de falta de cobertura y evaluarían mecanismos de participación privada en las empresas regionales eléctricas que permita mejorar la calidad del servicio.

Leonie Roca no dejó de resaltar los beneficios que trae la energía eléctrica en un niño y en un hogar. Al primero le ofrece la oportunidad de más horas de estudio, mejor salud  y alimentos en buen estado; mientras que al segundo seguridad, desarrollo económico, trabajo y bienestar.

Energía eléctrica sin empresa privada

La titular de AFIN no dejó de recordar la situación en que se encontraba el país hace 30 años: tarifas fijadas con criterios políticos sin la mayor preocupación en la sostenibilidad financiera del servicio o la cobertura que solo alcanzaba la cuarta parte de la demanda. 

Así, Leonie Roca compartió algunos porcentajes de cómo estaba distribuida la cobertura eléctrica en nuestro país. Para 1993, el 64.8% de las zonas urbanizadas tenía energía; mientras que las zonas rurales, en ese mismo año, sólo alcanzaban al 7.7%.

Por otra parte, recalcó las pérdidas económicas que tenía el Estado y que pagaban todos los peruanos, estas ascendían a 200 millones de dólares al año. La razón: las tarifas solo cubrían el 40% de los costos reales. 

En ese sentido, la profesional indicó que no nos debe sorprender el hecho de que en esa época solo 5 de cada 10 peruanos no tuviera acceso al servicio o que la instalación de un medidor domiciliario demorará 45 días o que la atención a una emergencia fuera atendida hasta en 27 horas.

“Se ha hecho mucho y bien, pero hay todavía un tramo que avanzar”, dijo la presidenta de AFIN, Leonie Roca.

Con la información del diario Gestión.