Países del G7 se comprometen a “eliminar” gradualmente importación de petróleo ruso y acelerar transición energética

329

Buscan generar mayor presión económica a Rusia con el objetivo de que deje de financiar el conflicto en Ucrania.

El conjunto de países del G7, compuesto por las economías más importantes del mundo, se “comprometió a prohibir o eliminar gradualmente las importaciones de petróleo ruso”, reveló la Casa Blanca este domingo 8 de mayo, de acuerdo con información de Efe.

El enfoque gradual está diseñado para dar a los países miembros tiempo para encontrar suministros alternativos de petróleo y evitar golpear a los consumidores con aumentos significativos de precios.

“Esto implicará un duro golpe a la principal arteria de la economía de Putin (presidente ruso) y le negará los ingresos que necesita para financiar su guerra”, destacó la Casa Blanca en un comunicado emitido luego de una reunión virtual con el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy.

Los miembros del G7 también se comprometieron a acelerar la transición energética lejos de los combustibles fósiles.

Dependencia energética de Rusia

Desde del inició de la invasión a Ucrania, Occidente ha mostrado hasta ahora una coordinación muy estrecha en sus anuncios de sanciones contra Moscú. No obstante, no avanza al mismo ritmo en lo que respecta al petróleo y el gas rusos.

Estados Unidos, que no era un gran consumidor de crudo ruso, ya prohibió su importación. En tanto, los integrantes de la Unión Europea, presionados para aplicar esa medida, son mucho más dependientes de Rusia y aún continúan en negociaciones para establecer un embargo sobre el petróleo ruso.

Por su parte, Estados Unidos también anunció nuevas sanciones contra Rusia, que afectarán medios de comunicación y el acceso de las empresas rusas y las grandes fortunas a los servicios de consultoría y contabilidad, tanto estadounidenses como británicos, que son los grandes especialistas mundiales.