Rusia corta el gas a Polonia y Bulgaria por negarse a pagar en rublos

248

Ambos gobiernos, miembros de la Unión Europea y la OTAN, confirmaron que la empresa energética Gazprom, semiestatal rusa, les notificó que cortaría los suministros de gas a partir del miércoles, 27 de abril.

Rusia ha cumplido este miércoles su amenaza de cortar el suministro de gas a Polonia y Bulgaria por su negativa a pagar en rublos, una exigencia del presidente Vladimir Putin tras las sanciones de Occidente.

La empresa estatal rusa Gazprom interrumpió totalmente sus exportaciones con destino a ambos países, según anunció el gigante energético en un comunicado y confirmaron posteriormente los Ejecutivos de los dos Estados europeos.

“Gazprom ha suspendido por completo el suministro de gas a Bulgargaz y PGNiG debido a la ausencia de pagos en rublos”, dijo Gazprom en un comunicado emitido este miércoles.

El mandatario ruso ya amenazó el mes pasado diciendo que los compradores extranjeros “poco amistosos”, como llama a los países que impusieron sanciones tras la invasión en Ucrania, tendrían que pagar a la empresa estatal Gazprom en rublos en lugar de dólares y euros. Hasta ahora ningún país aceptó, excepto la Hungría de Viktor Orban.

Polonia y Bulgaria son los primeros países a los que Moscú, que representa para ambos su principal proveedor de gas, corta ese suministro, en lo que constituye la respuesta más dura del Kremlin a las sanciones impuestas por Occidente por la guerra en Ucrania.

Con todo, ninguno de los dos países ha quedado desabastecido. Este miércoles se ha multiplicado por cinco el volumen del gas bombeado desde Alemania a Polonia a través del gasoducto Yamal-Europa, según ha anunciado el operador Gascade. Además, el Gobierno polaco asegura que podrá sustituir el suministro ruso con exportaciones noruegas y con el gas natural licuado de Estados Unidos y Catar, informa El País.

Europa es una gran importadora de gas natural ruso, para calentar los hogares, generar electricidad y alimentar la industria. Las importaciones continúan pese a la guerra en Ucrania. Un 60% de las importaciones se pagan en euros, y el resto en dólares, informa France 24.