Hidrógeno verde: Aplicaciones, beneficios y potencial de desarrollo

665

Las energías renovables no solo nos prometen un suministro abundante y limpio de energía, también un suministro económico. Pero este tipo de energías sigue teniendo un importante inconveniente, particularmente en el caso de la eólica y la solar: necesitan una fuente de respaldo para aquellos momentos en los que no podemos contar con sus elementos tractores, esto es, el viento o el sol.

Esto no solo encarece su operativa, sino que además esa fuente de respaldo, habitualmente el gas natural, no suele ser precisamente limpia. Sin embargo, en los últimos tiempos ha surgido una posible alternativa que podría suponer el punto de inflexión definitivo en la transición energética.

Hidrógeno verde

Aquí entra en juego el hidrógeno verde, por ser una energía limpia y permitir su almacenamiento y transporte.

El hidrógeno verde, también llamado hidrógeno renovable, se consigue mediante electrólisis del agua. Lo más determinante es que este proceso se alimenta en su totalidad por energía renovable, por eso no genera ningún tipo de emisión contaminante a la atmósfera y es el hidrógeno más limpio y sostenible.

Su gran valor radica en la lucha contra el cambio climático al sustituir a los combustibles fósiles en aquellos sectores y usos que hasta ahora eran más difíciles de descarbonizar. Pero, además, el otro gran punto a favor es su capaciadad para ser almacenado y transportado.

Aplicaciones y beneficios

De acuerdo con varios estudios, el hidrógeno puede convertirse en un elemento fundamental para acelerar la transición energética y generar también importantes ventajas socioeconómicas y ambientales.

Por ejemplo, según el escenario que dibuja el informe “Hydrogen Roadmap Europe: A sustainable pathway for the European Energy Transition”, en 2050 podría llegar a cubrir hasta el 24% de la demanda energética total y crear 5,4 millones de puestos de trabajo, además de contribuir a la reducción total de 560 millones de toneladas métricas de CO2.

El hidrógeno verde es un gran aliado para descarbonizar ciertos sectores como, por ejemplo, la industria química, o algunos sectores industriales que consumen más electricidad (como el acero, el cemento, la minería), la aviación y el transporte marítimo.

Este combustible limpio puede servir como sistema de almacenamiento de energía gracias a su gran volumen y a su larga duración de una manera similar a como usamos ahora las reservas estratégicas de gas natural o petróleo. De este modo, podríamos aprovisionar reservas de hidrógeno renovable para dar soporte a la red eléctrica.

En el transporte

El uso del hidrógeno verde como combustible será una de las claves para ayudar a la descarbonización del transporte, sobre todo el de larga distancia y el aéreo.

En el transporte marítimo normalmente se emplean combustibles muy baratos pero muy contaminantes, por lo que el hidrógeno verde se presenta como una alternativa decisiva para barcos de gran calado que recorren largas distancias.

En la aviación, por su parte, el hidrógeno verde puede ser la base de combustibles sintéticos que reduzcan de manera radical las emisiones de este sector. También será esencial para otros medios como el tren o el transporte de mercancías pesadas por carretera.

En los hogares

El hidrógeno verde es capaz de alcanzar temperaturas difíciles de conseguir con otros procesos limpios. Por eso su uso en electricidad y calefacción para los hogares es una de las aplicaciones más esperanzadoras del hidrogeno verde.

Verde por gris

El hidrógeno se utiliza como materia prima en la industria química para fabricar amoniaco y fertilizantes, en la industria petroquímica para el refinado del petróleo y en la metalurgia para obtener acero.

El uso de hidrógeno en estas tres industrias produce una gran cantidad de emisiones de dióxido de carbono. Por ejemplo, la fabricación de acero constituye entre el 6 y el 7% de las emisiones de CO₂ globales, entre 2 y 3 veces las emisiones de toda la aviación mundial. Podríamos emplear el hidrógeno verde como materia prima y producir acero sin emisiones, lo que sería un paso muy importante para la urgente descarbonización de estas industrias.