Luis Zapata: La política país es un requisito para impulsar la electromovilidad

Luis Zapata, Vicepresidente del Consejo Directivo de MOVEMOS, Asociación VINCI Highways por la Movilidad Sostenible, explica cómo Costa Rica promovió la electromovilidad a través de una política integral que aprovechó sectores económicos como el turismo.

467

¿Cuál sería el impacto de la aplicación masiva de la electromovilidad? Esa pregunta motivó que Luis Zapata iniciará la entrevista con una frase clara: “Hoy en día el Perú, técnicamente, no está preparado para una masificación de la electromovilidad. Tenemos un parque automotor de vehículos eléctricos pequeño, no llegamos ni a las 500 unidades. Por otro lado, a diferencia de experiencias enriquecedoras de otras partes del mundo, el Perú no tiene un plan integral de electromovilidad”.

Eso sí, destacó que existen iniciativas promovidas por algunos organismos gubernamentales. “Quizá lo más importante es lo hecho por el Ministerio de Energía y Minas con su reglamento para la infraestructura de carga, lanzada el año pasado. No contamos con una política de promoción de la electromovilidad ni un gobierno que esté trabajando para ese propósito”, recalcó.

Costa Rica y el turismo

“No podemos cuantificar el impacto económico de la electromovilidad en el sentido de que aún no estamos en la ruta correcta hacia la masificación, como sí lo hizo Costa Rica, que desarrolla un trabajo en conjunto entre los distintos ministerios según una hoja de ruta hacia ese fin”, explicó el ejecutivo de Movemos.

Como parte de sus compromisos con la COP21, en Costa Rica se formó un grupo de trabajo para dar forma a una política marco para promover la electromovilidad. Esa política se basa en tres ejes: transporte público seguro, eficiente y renovable; la transformación de la flota de vehículos ligeros a cero emisiones; y el fomento del transporte de carga limpia. Esta política fue apoyada por el sector privado, y se llevó adelante una propuesta, la de la Ruta Eléctrica, que fomentaba el turismo sobre la base de la electromovilidad.

“A lo largo de todo el eje turístico del país se comenzaron a instalar servicios que fomentaban la electromovilidad, de manera que uno podía rentar un vehículo y a lo largo de toda la ruta se garantizaba el abastecimiento y servicios conexos (talleres, micro movilidad con scooter). Eso generó eslabonamientos hacia adelante y generó empleo directo, indirecto e inclusivo”, explicó Zapata.

Las barreras

Si bien algunas empresas buscan migrar hacia la electromovilidad, hay muchas barreras. “La primera es cultural y tiene que ver con la poca sensibilidad ciudadana hacia el uso de vehículos más limpios con el medio ambiente”, explicó Luis Zapata. “Necesitamos sumar ciudadanos que sean agentes de cambio y no solo a las instancias o empresas especializadas en el tema”, agregó.

Sobre las barreras económicas y tecnológicas, explicó que se mantiene elevado el costo de adquisición del vehículo eléctrico (en comparación con los de combustión interna). A esto se añade la falta de incentivos financieros como parte de una política de promoción de electromovilidad en el Perú. “Y, no contamos con la infraestructura apropiada para impulsar la movilidad eléctrica”, precisó. Refirió que VINCI Highways hace esfuerzos por electrificar sus unidades en nuestro país, pero la demanda es tan pequeña que dificulta el abastecimiento.

Movemos

Luis Zapata explicó que el objetivo de su organización es contribuir a la promoción de la movilidad sostenible. En ese propósito son esenciales los aliados. “Para Movemos son fundamentales las alianzas para, con la reflexión y discusión, dar más luces sobre lo que debe ser el transporte urbano sostenible verde; y, por qué no, tratar de incidir en las políticas públicas”.