Gobierno adjudica buena pro para mejorar suministro eléctrico en provincias de Chincha y Nazca

Nuevas subestaciones permitirán atender la demanda de energía en la región Ica, y entrarán en operaciones a partir de 2023.

237
La región Ica contará con dos nuevas subestaciones de transformación que permitirán mejorar la calidad de suministro eléctrico en las provincias de Chincha y Nazca, región Ica, atendiendo el incremento de la demanda energética en la región, informó el Ministerio de Energía y Minas (Minem).
Esto será posible a raíz del otorgamiento de la buena pro de los proyectos Subestación Chincha Nueva de 220/60 kV y Subestación Nazca Nueva de 220/60 kV, en un concurso público convocado por Proinversión, por encargo del Minem, que tuvo como adjudicatario de la buena pro a la empresa Interconexión Eléctrica SA ESP.
“Ampliar la capacidad eléctrica fortalecerá el desarrollo económico de Ica. Las subestaciones serán claves en su economía, en zonas urbanas y rurales, beneficiando a aproximadamente 600 mil peruanos. Es un éxito haber logrado convocar a 6 postores internacionales para este concurso», afirmó Miguel Révolo, viceministro de Electricidad del Minem.
El Proyecto Subestación Chincha Nueva 220/60 kV consiste en la instalación de un transformador que extrae energía de la línea de transmisión Desierto- Independencia y enviarla al distribuidor Electro Dunas, para que lleve electricidad a los pueblos de El Carmen, Pueblo Nuevo, Tambo Mora, El Pedregal e Independencia en la provincia de Chincha.

En tanto, el Proyecto Subestación Nazca Nueva 220/60 kV comprende la instalación de infraestructura que obtiene energía de la línea de transmisión Ica- Marcona, que luego es remitida a Electro Dunas para distribuir electricidad a las ciudades de Nazca y Palpa, mejorando la confiabilidad del subsistema eléctrico Nazca-Palpa-Puquio.

La adjudicación de ambos proyectos se llevó a cabo en un solo proceso, y la modalidad de la concesión será autofinanciada, concursando como proyecto integral donde el concesionario diseña, financia, construye, mantiene y opera los proyectos.
El plazo de ejecución de ambas obras tiene un tope de 30 meses, por lo que la entrada en operación comercial de esta nueva infraestructura de abastecimiento energético está prevista para el año 2023, con un período de concesión vigente por 30 años contados desde la firma del contrato, que debe realizarse en marzo del año próximo.
Las obras harán posible atraer más inversiones y emprendimientos en la región Ica, lo que repercutirá en la reactivación económica, la generación de nuevos puestos de trabajo y el fomento a la industrialización en Ica, contribuyendo al crecimiento de esta emergente región.