José Manuel Revuelta, de Enel Perú, sinceró que actualmente el sector energético tradicional está afrontando un transformación a modelos de microgeneración, es decir, donde el usuario ya no solo es un consumidor, sino que se convierte también en un productor de energía eléctrica mediante generación distribuida y baterías de almacenamiento. A ello, explayó, se suma el avance del hidrógeno verde para una generación más limpia y segura.

“Al modelo tradicional de la generación le saldrá un competidor nuevo y muy distinto, así que tendrá que reinventarse y ser mucho más eficiente. En todo ese proceso de transformación, es necesario impulsar una política energética clara y de largo plazo que otorgue predictibilidad y seguridad regulatoria para las futuras inversiones en el sector”, demandó.

Por su parte, Juan Miguel Cayo, gerente general de Fenix, analizó que el sector energético está viviendo un contexto en el que hay mucha incertidumbre respecto a las nuevas reglas para el generación convencional y renovable, el desarrollo de nuevos contratos y subastas de energías, y el esquema regulatorio para la comercialización y distribución.

“No hay claridad de a dónde se quiere ir. En la coyuntura actual, desarrollar inversiones supone un acto heroico. Los cambios regulatorios van muy por detrás del cambio tecnológico, y eso sucede con mayor razón en el Perú. Todo esto nos va a pasar factura”, advirtió.

En tanto, Rik De Buyserie, CEO de Engie Perú, mencionó que el sector energético está considerando cómo y cuánto tiempo le tomará al país recuperarse de la recesión económica originada por la pandemia, a fin de tomar una decisión para invertir en futuros proyectos eléctricos.

“Si realmente hubiese una campaña que promueva el desarrollo de grandes proyectos mineros, eso impactaría de manera favorable en el sector energético respecto a las decisiones de inversión futura en el país. Y muy aparte, tenemos que aprovechar el actual momento de alta capacidad de suministro eléctrico, para poner a pensar qué queremos para el país a largo plazo”, expuso.

Finalmente, Rosa María Flores-Aráoz, gerente general de Kallpa, indicó que las empresas del sector eléctrico están siguiendo activamente qué planes de corto y mediano plazo se producen en el país para hacer reflotar la economía tras los efectos desencadenados por la COVID-19.

“Necesitamos ver a dónde va la economía y los cambios regulatorios para decidir invertir nuestros recursos. Tenemos todos los recursos naturales para la generación eléctrica, pero hay que ver cómo utilizarlas de una manera adecuada con una regulación en la que participemos todos los actores privados y públicos”, aseveró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here