El reciente análisis de Frost & Sullivan, Oportunidades de crecimiento a partir de la descarbonización en el mercado mundial de la energía, 2019-2030, revela que la década de 2020 será crucial para todos los participantes en la industria de la energía, ya que se espera que la transición hacia la energía renovable aumente, mientras que el carbón sufrirá un descenso en la mayoría de los mercados desarrollados.

La disminución de los costos y las políticas de energía renovable adoptadas por varios países en las seis principales geografías -América del Norte, América Latina, Europa, el Oriente Medio, China y la India- son razones prominentes por las que se espera que las adiciones de capacidad solar fotovoltaica (FV) y eólica se disparen en esta década.

Se estima que se invertirán 3,40 billones de dólares en energía renovable durante el próximo decenio, incluidos 2,72 billones de dólares en energía eólica y solar. Para 2030, el 54,1% de la capacidad instalada será renovable (incluida la energía hidroeléctrica), y el 37,9% será una combinación de energía solar y eólica.

«La descentralización, la descarbonización y la digitalización son los tres pilares clave de la transición energética mundial«, dijo Vasanth Krishnan, Analista Senior de Investigación, Práctica Industrial, Frost & Sullivan.

«El sector energético será testigo de un fuerte crecimiento de la descentralización durante la década, con una inversión mundial anual que aumentará de 53.140 millones de dólares en 2019 a 92.540 millones de dólares en 2030», sigue comentando el Sr. Krishnan.

«Seguirá aumentando la presión para una mayor descarbonización dentro del sistema energético a medida que aumente el ritmo de adopción de las tecnologías digitales en las plantas existentes y futuras para impulsar el rendimiento operativo».

Krishnan añadió: «El aumento de la necesidad de flexibilidad es la tendencia más significativa observada en los mercados desarrollados. Los operadores del sistema están sometidos a una presión cada vez mayor para gestionar el sistema con una producción renovable incierta, una producción de carbón en declive y una variabilidad en la demanda».

«Como resultado, las tecnologías y soluciones como los sistemas de almacenamiento de energía en batería (battery energy storage systems, BESS), los motores de gas, la respuesta del lado de la demanda (DSR), y las centrales eléctricas virtuales (virtual power plants, VPP) están siendo testigos de tasas de adopción sin precedentes entre las empresas de servicios públicos, los proveedores de soluciones y los consumidores finales».

Los operadores de centrales eléctricas convencionales requerirán una agilidad física y digital extrema para competir con las fuentes de energía alternativas y seguir siendo rentables a largo plazo. A este propósito, las soluciones digitales permitirán que las centrales térmicas convencionales aumenten la eficiencia operacional y la utilización de los activos para satisfacer las necesidades presentes y futuras de una red eléctrica inteligente.

Las oportunidades de crecimiento de los participantes en el mercado variarán considerablemente, según la región:

  • América del Norte: Los elevados costos de la energía impulsan un fuerte crecimiento del mercado de servicios energéticos y de contratación de rendimiento, que duplicará con creces su tamaño durante la década hasta alcanzar un valor de 19.140 millones de dólares en 2030.
  • América Latina: Se prevé que el crecimiento de la población y del PIB, junto con el aumento de la electrificación y la industrialización, impulsarán la demanda de electricidad en un 3,15% anual hasta 2030.
  • Europa: Se espera que para 2030 se inviertan 12.910 millones de dólares anuales en el almacenamiento de energía de baterías. Se espera que la capacidad total instalada aumente de 2,91 GW en 2019 a 70,02 GW en 2030.
  • India: La energía renovable representará el 72,04% de las adiciones de capacidad en la India durante la próxima década. Los costos competitivos de los proyectos solares fotovoltaicos y eólicos serán fundamentales para las inversiones futuras.
  • China: La adopción del almacenamiento de energía se acelerará rápidamente en China. El país representa el 62% de la capacidad de producción mundial de almacenamiento de baterías y está invirtiendo para aumentar aún más la capacidad. Esto beneficiará al sector de almacenamiento de energía, ya que permitirá que los precios de las baterías disminuyan.
  • Oriente Medio: Reforzado por el cambio de política energética de Arabia Saudita, el mercado de la energía solar en Oriente Medio será testigo de un aumento de los niveles de actividad en la década de 2020. Se prevé que Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar e Irán sean los principales mercados para la energía solar fotovoltaica.

El informe ‘Oportunidades de la descarbonización en el mercado mundial de la energía, 2019-2030‘ es la última adición a la investigación y los análisis sobre energía y medio ambiente de Frost & Sullivan disponibles a través del Consejo de Liderazgo de Frost & Sullivan, que ayuda a las organizaciones a identificar un flujo continuo de oportunidades de crecimiento para tener éxito en un futuro impredecible.


Para información adicional visite: Frost y Sullivan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here