Esa fue una de las conclusiones del Jueves Minero del 6 de agosto que organizó el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), que estuvo a cargo del profesor e investigador de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Waldo Mendoza.

Sostuvo que nuestro país a lo largo de su historia republicana tuvo cuatro momentos que afectaron gravemente a la economía: la gran depresión de 1929, que tomó 4 años para recuperar los niveles previos; el primer gobierno de Alan García, que demandó 9 años; la Guerra de la Independencia, 15 años, y la Guerra del Pacífico, 24 años.

“Según los estimados del Banco Mundial la economía caerá un 12 por ciento, lo que es un golpe durísimo, el más alto de América Latina, y se traduce en que las familias han perdido su patrimonio, las empresas están endeudadas o quebraron, millones de puestos de trabajo perdidos. Esa es la naturaleza y gravedad del problema actual, entonces hay que utilizar lo que tengamos para levantar la economía, no es momento de decir por aquí si por acá no”, explicó.

Además, dijo que pese a los esfuerzos del Gobierno, que según la Universidad de Oxford aplicó la cuarentena más estricta y prolongada del mundo –con lo que ganó tiempo para mejorar el sistema sanitario–, el número de infectados está por encima de la capacidad de atención hospitalaria.

“Parecía que la epidemia la podríamos controlar. Inicialmente se logró aplanar la curva de contagios, pero no lo suficiente, y al salir de la cuarentena ha aumentado y ahora somos uno de los países con el mayor número de fallecidos por millón de habitantes en el mundo, y encabezamos esta tabla nefasta en América Latina”, manifestó.

En ese contexto, afirmó que existe una ligazón entre los efectos de la pandemia en la población y la economía, específicamente en lo que concierne al empleo, dado que la fuerza laboral disminuye al registrarse los contagios y esto merma la capacidad de producción, lo que se refleja en el PBI.

Al comentar la conferencia, el exministro de Economía y Finanzas, Carlos Oliva, señaló que el sistema de abastecimiento del Estado es un problema angular al que en este momento se le debe dar mucha importancia para mejorar en el tema logístico.

Por su parte, Silvia Pessah, exministra de Salud, afirmó que ante la gran cantidad de fallecidos es momento de usar los decretos de urgencia o supremos para destrabar los procesos al interior del Estado y hacer compras directas.

Finalmente, Ricardo Márquez, presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), refirió que los cinco sectores que deberían empujar la economía son la minería, la construcción, la pesca de consumo humano, las confecciones y la agroindustria.

Fuente: IIMP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here