Con la pandemia se ha evidenciado la urgencia de mejoras institucionales y de gestión. Hay significativa pérdida de vidas humanas, pérdida de trabajos y crisis económica. Fs necesario cautelar la salud y el bienestar básico, al mismo tiempo proteger el sistema productivo y la credibilidad de nuestro mercado y economía.

En los hogares hay que defenderla economía familiar con servicios cada vez más eficientes y económicos. El gas natural ayuda mucho al presupuesto familiar. En transporte, el mayor y masivo uso de un combustible más barato y limpio, como el gas natural, puede mitigarla necesidad del uso de subsidios para la operación de un transporte organizado y que cumpla las normas de bioseguridad.

La transición a una fuente de energía más limpia y económica, como el gas natural, ha generado ahorros de US$ 21,000 millones. Esto equivale al 10% del PBI del 2019. Más de un millón de hogares ya están conectados, llevando los beneficios del gas natural a 5000,000 de peruanos. No podemos desaprovecharla ventaja nacional de contar con un combustible menos contaminante y mucho más económico que el diésel para acelerar la reforma del transporte. Sobre todo, en tiempos del coronavirus.

A raíz de la pandemia, hay una brusca caída de la demanda y altos índices de morosidad en los servicios públicos, como la distribución del gas natural. Por ello hay en ejecución un fraccionamiento en los pagos de hasta 24 meses.

En este contexto, el regulador Osinergmin publica recientemente una Resolución (073-2020 OS/CD), en la que se establece un traslado parcial o menor del gas y transporte contratados.

Esto afecta la economía y las inversiones de los distribuidores de gas natural, al restringir el traslado del costo de gas y transporte contratados para asegurar la disponibilidad del servicio de los usuarios. Esto genera inestabilidad en las inversiones, al cambiar las reglas de juego establecidas en el Contrato de Concesión, que es un Contrato Ley.

La resolución emitida compromete la situación de las distribuidoras, generando un impacto negativo adicional al ya producido por la propia paralización de actividades. Se está afectando la masificación del gas natural que ayuda a la población y el futuro plan quinquenal.

Es horade sacar adelante nuestra Transición Energética, hacia un crecimiento con menores emisiones de GEI y menor contaminación. Corregir regulaciones equivocadas, significará más hogares urbanos con gas natural, bono gas, bono del chatarreo, financiamiento de unidades nuevas, con las tasas más competitivas, entre otras medidas.

El reto es incrementar el uso del gas natural en los hogares y el transporte, que es una tarea no completada; falta mucho por hacer.

Actualmente solo el 15%de los peruanos goza de sus beneficios. Debemos evitar perder lo alcanzado como país. Las crisis son la oportunidad para acelerar los cambios y corregir errores. Hay que tomar decisiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here