El informe de BP Statistical Review of World Energy, en su edición de 2020 proporciona un recordatorio oportuno de las tendencias energéticas globales antes de la crisis. Con esta premisa, se realizó una revisión de los datos recabados por BP enfocados en el gas natural, principalmente debido a que éste pareciera ser el único combustible fósil que verá un crecimiento sustancial de la demanda en las próximas dos décadas.

El crecimiento en 2019 del consumo de gas en Estados Unidos y China fue mucho más lento que el año anterior, debido al menor impulso de los efectos climáticos y al revés que ha sufrido la conmutación de carbón a gas impulsada por las políticas en China.

Figura 1. Producción de gas natural por región en bcm. Fuente: BP
Figura 1. Producción de gas natural por región en bcm. Fuente: BP

En cuanto a la producción de gas, ésta aumentó 132 bcm (3.4%) superando el crecimiento del consumo. Estados Unidos representó casi dos tercios del crecimiento global neto, con el aumento volumétrico de 85 bcm, mientras que en 2018 tuvo incremento récord de 90 bcm. La oferta también fue impulsada por un fuerte crecimiento en Australia (23 bcm) y China (16 bcm).

Durante la última década, el auge del gas procedente de esquisto (shale gas) de Estados Unidos llevó a la nación a ser el líder mundial entre los productores de gas natural.

En 2019, Estados Unidos tenía una participación del 23.1% de la producción mundial de gas natural, muy por delante de Rusia, con 17%, e incluso de todo Medio Oriente con 17.4%.

Los 10 principales productores de gas natural representaron el 70% del suministro mundial en 2019. La producción estadounidense creció 10.2% el año pasado a 2.5 bcm (89.1 billones de pies cúbicos) por día, lo que fue 88 % más alto que en 2005.

En la última década, la producción de gas natural de Los Estados Unidos ha crecido a una tasa anual promedio de 4.4%.

El auge de producción de gas natural en los EE.UU. también le ha permitido colocarse en el primer lugar a nivel mundial en la producción de líquidos de gas natural (LGN). Estados Unidos tiene una participación global del 40% en la producción de LGN, con la mayoría destinado a refinerías o producción petroquímica.

Sin embargo, debido a que Estados Unidos consume la mayor parte del gas natural que produce, dos países le aventajan en la exportación de gas natural licuado (GNL, que es diferente de LGN). Qatar ocupa el primer lugar a nivel mundial con una participación del 22.1% en las exportaciones de GNL, seguido de Australia con 21.6%, Estados Unidos con 9.8% y Rusia con 8.1%.

Sin embargo, Estados Unidos es el exportador de GNL de más rápido crecimiento del mundo, con una tasa de crecimiento anual promedio del 40% en la última década y un aumento del 66% de 2018 a 2019.

En 2019, EE.UU. fue el tercer mayor exportador de GNL y hace sólo cinco años ocupaba el puesto 18 a nivel mundial.

Comercio de gas natural

Gran parte del aumento de la producción de gas del año pasado se utilizó para alimentar exportaciones adicionales de gas natural licuado (GNL). Las exportaciones de GNL crecieron 54 bcm (12,7%) el año pasado, el mayor aumento anual de la historia, impulsado por los aumentos récord de los EE.UU. (19 bcm) y Rusia (14 bcm), así como el crecimiento continuo de Australia (13 bcm).

Por el lado de las importaciones de GNL, en 2019 casi todos los suministros incrementales se dirigieron a Europa, en contraste con el año anterior, cuando Asia impulsó el crecimiento de las importaciones. Las importaciones europeas de GNL aumentaron en 49 bcm, lo que representa un aumento sin precedentes del 68%. El crecimiento fue generalizado, con el Reino Unido (11 bcm), Francia (10 bcm) y España (7 bcm) los mayores contribuyentes individuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here