Duro golpe a la minería ilegal Cusco

341

Con el fin de darle un vuelco a la actividad que está acabando con los bosques húmedos de la zona de amortiguamiento de la reserva de Amarakaire, uno de los mayores hervideros de biodiversidad del Cusco y a nivel mundial, la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental de Madre de Dios (FEMA) realizó ayer una batalla frontal contra la minería ilegal, un negocio que alimenta las finanzas de hombres y mujeres al margen de la ley.

En el operativo conjunto las fuerzas militares y policiales pusieron fin a las operaciones ilegales de esta mina destruyendo maquinarias utilizadas para la extracción de oro.

En el primer sector, a orillas del río Nusinuscato, se encontró un generador eléctrico industrial, tres motores chinos, un chute metálico; en el segundo sector localizado en la comunidad nativa de Huacyumbre se halló otro motor chino, dos bombas de agua, una bomba de succión dos tovas o chutes, siete metros de tubo, 10 metros de alfombra y una excavadora.

Mientras que en el tercer sector, en la Quebrada Palcalmayo, se destruyeron tres excavadoras, 10 motobombas y dos chutes metálicos.

Por disposición de los representantes del Ministerio Público se destruyó todo a excepción de la excavadora hallada en el segundo sector que, sin embargo, fue inmovilizada. Los investigadores informaron que la mina y la maquinaria destruida le representaban ganancias superiores a los 150 soles semanales a esta mafia.

“Los elementos empleados en esta práctica ilícita, contaminaban gravemente las fuentes hídricas de la zona”, dijo un oficial de la Marina. Estos operativos contra la explotación ilícita de yacimientos mineros cuentan con minuciosas labores de inteligencia e investigación criminal.

“Seguiremos realizando acciones, junto a la FEMA, para neutralizar y controlar estas prácticas ilegales que ocasionan dalo a los recursos naturales por medio de la deforestación, destrucción de la flora y la fauna y contaminación de ríos con desechos estériles mineros”, puntualizó nuestra fuente.

Estos bosques llenos de bromelias, orquídeas y ericáceas, que conectan con Madre de Dios, son hogares de alrededor de mil especies de ave, además de pumas, jaguares, armadillos, osos de anteojos, huanganas, sajinos, picuros y otros mamíferos.

Los expertos que promueven la conservación del bosque de Camanti vienen denunciando que se sigue otorgando concesiones mineras en un espacio destinado a la conservación y el ecoturismo. “Son bosques de producción permanente de un incalculable valor ecológico”, dijo uno de los ambientalistas.

La República