La minería como el centro de la transición energética

407

El Perú, a diferencia de muchos otros países, tiene una gran potencialidad en recursos energéticos. Cámac explicó que nuestro país puede convertirse en un modelo para las inversiones en energía solar. Tiene una de las radiaciones más altas del planeta, de 5.5 a 6.5 kWh/m2. Además, en Ica, Piura y Lambayeque hay un excelente recurso eólico. Finalmente, el agua es la principal fuente de generación de energía. Engie estima un pipeline a futuro de 1050 MW de energía renovable proveniente de recursos no convencionales. «Además, los distintos sectores productivos, para satisfacer sus necesidades de energía han implementado una serie de soluciones de generación distribuida a lo largo de todo el país. Así como tenemos generación centralizada renovable, hoy podemos utilizar esa misma tecnología para tener soluciones ubicadas en las zonas de demanda”. Las ventajas ambientales y económicas son innegables. En el 2019, la generación a partir de agua, viento y sol alcanzó un total de 32576 GWh, el 61% del total registrado.

Las condiciones referidas nos permiten tener una gran oportunidad. “El contexto peruano permite un hidrógeno verde competitivo antes que otros países. La energía hidroeléctrica, eólica y solar permitirá la generación de hidrógeno verde y competitivo”, afirmó Daniel Cámac.

La minería como el centro de la transición energética
La importancia de minería en nuestro país es innegable. Representa alrededor del 10% del PIB nacional, el 60% del valor total de las exportaciones peruanas. Y el cobre participa en más del 50% del PBI minero metálico. «Sin embargo, en nuestro país la industria minera es uno de los mayores emisores de CO2, debido principalmente al consumo de diésel. Sin embargo, es el mismo sector minero el que proporciona los minerales necesarios para la transición energética”, advirtió.

El represente de Engie considera que una necesidad del cliente más un impulso del mercado es una oportunidad, por lo que la descarbonización minera se presenta como un servicio importante. «Es importante identificar en qué parte de estos procesos hay un mayor consumo de energía, hacer una medición precisa para implementar la solución más adecuada. Actualmente las operaciones mineras toman energía de la red eléctrica, usan procesos térmicos y eléctricos, realizan transporte de carga pesada y usan grupos electrógenos, lo que implica altas emisiones de CO2», precisó. Añadió que, en este contexto, «al ofrecer la transición energética como un servicio, Engie establece la hoja de ruta hacia la minería verde. A la situación actual, plantean añadir recursos renovables, almacenamiento de baterías, e integrar producción y almacenamiento de hidrógeno, convirtiéndolo en un vector de energía».

La visión moderna sobre la economía de hidrógeno que propone Engie implica una producción masiva de hidrógeno verde a través de energía renovable de menor costo. Se produciría energía intensiva para las distintas industrias, pudiendo transportar oferta verde al resto del país.

Cámac precisó que hay una gama de soluciones para la industria minera que se agrupan en suministro de energía, descarbonización y RSE y excelencia operacional. Detalló que los PPA verdes, basados en recursos renovables, aprovechan las ventajas que ofrecen la ubicación de los yacimientos mineros.

Un nuevo concepto de la energía
Daniel Cámac explicó que el nuevo concepto de la energía y de las empresas sostenibles están asociados al suministro de energía con bajo carbono. «Las compañías están integrando una serie de soluciones energéticas para acompañar a sus clientes en la transición a un carbono neutral, especialmente del sector industrial y minero. Involucra una gama de soluciones energéticas, desde la cogeneración, pasando por la autogeneración y la eficiencia energética, con soluciones multitécnicas».

Las empresas energéticas como Engie no solamente están en el rubro del suministro de energía. “Hacen un análisis holístico de las necesidades de la industria para diseñar una solución innovadora. Y, al mismo tiempo, financiar la inversión para desarrollar la solución, desde el mantenimiento, y agregar valor a través de un relacionamiento de
mediano y largo plazo. De esta manera, acompañamos a la minería desde el diseño del mantenimiento de sus operaciones para que puedan concentrarse en el core de sus negocios».