Caída de la demanda de electricidad se desacelera cada vez más en el país

312

La caída en la demanda de electricidad que, debido a la cuarentena y consecuente paralización de más de la mitad de la actividad económica, fue en abril de 30%, ahora se empieza a desacelerar. En la presente semana la contracción llegó al 15% y la proyección es que el declive podría ser aún menor la próxima semana, hasta alcanzar incluso el -5%, según proyecciones de Macroconsult.

No obstante, ese nivel de recuperación relativa de la demanda eléctrica, que constituye además un indicador adelantado de como evoluciona el consumo y la economía, no es pareja, pues la desaceleración de la caída es más rápida en el interior del país que en la capital, según advierte el exministro de Energía y Minas, Gonzalo Tamayo, socio de Macroconsult.

Interior

Así, precisa que mientras en las últimas tres semanas, en la zona norte del país la caída en el consumo de electricidad se desaceleró a entre 5 y 7% y en la zona sur a entre 5 y 13%, en la zona centro (Lima) en la semana 24 la caída se ubica entre 15 y 20%, es decir, que en la capital la desaceleración de la caída del consumo energético es más lenta.

La mayor desaceleración de la caída en el sur se explica, según Tamayo (con base en cifras del COES), porque la producción de la gran minería -que se ubica en mayor medida en esa zona del país se está consolidando y su consumo de electricidad se encuentra ya en un 80%.

Así, a detalle, los mayores incrementos se observan en las empresas Cerro Verde, Antamina, Constancia, Las Bambas, además de Milpo, y la refinería de Cajamarquilla, faltando solo que reinicia Shougang. «Aceros Arequipa y Siderperú se han reactivado a la mitad de lo que estaban», aseveró.

Clientes Libres

En el caso de Lima Metropolitana, Tamayo observó que su menor avance en la recuperación de la demanda eléctrica de la actividad productiva se refleja en el consumo de los clientes libres (grandes empresas), que desaceleró su caída de 41% a 36% entre el 20 de abril y el 20 de mayo, lo cual se debe a que los sectores de la manufactura y el retail «todavía no levantan».

Eso, detalló, se aprecia sobre todo en el caso del cemento, cuya demanda en abril cayó 94% y la caída se desaceleró poco (solo a -80%) en mayo. «Las cementeras se han reactivado pero todavía están a nivel bajo», apuntó, señalando que ello se debe a que aún no se retoma la autoconstrucción.

En el caso de la industria textil, su consumo eléctrico pasó de -91 a -74%, y la metal mecánica pasó de -40 a -34% en igual periodo.

Lo que sí ha crecido, anotó, es el consumo eléctrico de la industria química (pasó de caer 18% a crecer 19% entre el 20 de abril al 20 de mayo) debido a la mayor demanda de oxígeno. Tamayo estima que la próxima semana se podrían ver mejores cifras.

Gestión