El reto del sector eléctrico: Un sistema resiliente con planificación de largo plazo

1278

Si bien la actual crisis ha demostrado tenemos un servicio eléctrico muy robusto y unos niveles de confiabilidad muy altos, ¿Cuál ha sido el impacto en el sector? ¿Cuáles son los desafíos que está enfrentando ISA REP? ¿Cómo se ha hecho para asegurar la continuidad del servicio?

El proceso de gestión de la Operación y Mantenimiento de la transmisión de energía eléctrica en ISA REP es un proceso integrado, en el cual la planeación y evaluación se hace en la sede central en Lima. Mientras que la ejecución se hace desde nuestros tres Departamentos de Transmisión, en el centro, norte y sur del país.

Desde cada uno de estos Departamentos de Transmisión se supervisa el adecuado funcionamiento de nuestras subestaciones y líneas de transmisión en alta tensión, que comprenden más de 11 mil kilómetros a lo largo de 21 departamentos del país.

Para poder mantener una adecuada supervisión del servicio eléctrico durante esta pandemia, contamos más de 200 personas en los DTs, que actualmente están rotando entre teletrabajo y supervisión en campo.

Para el caso del personal que aún se desplaza a lo largo de nuestra servidumbre y subestaciones, las medidas que hemos dispuesto es que cuenten con mascarillas, alcohol en gel y mantengan el distanciamiento social.

Así también los colaboradores del Centro de Control están aplicando protocolos especiales. Ellos y ellas se deben cambiar la ropa al llegar a la oficina. Esto lo hacen en un espacio previo, especialmente preparado para ello. Además, se han extremado las medidas de salubridad y se han restringido la cantidad de operadores presentes durante los turnos.

Sobre los retos más grandes que esta situación nos ha obligado a resolver, tenemos primero aquellos referentes a la operación. Poder operar el sistema con una carga que está por debajo del 30% de lo normal, lo cual implica realizar esquemas diferentes de operación que no se habían realizado antes, ha sido todo un desafío, pero felizmente contamos con profesionales altamente capacitados que han estado a la altura de las circunstancias en todo momento. En cuanto al mantenimiento, el reto más grande ha consistido en cuidar los equipos, sin necesidad de realizar grandes desplazamientos para ello ni congregando equipos de trabajo grandes, debido a las restricciones actuales. Por eso hemos tenido que priorizar los mantenimientos más necesarios y reprogramar otros, pero asegurando, claro está, que estos sigan operando con alta confiabilidad y disponibilidad.

En líneas generales, este ha sido un gran desafío adaptativo, inclusive por requerimiento de los propios clientes. Recordemos que nosotros también brindamos servicio a empresas mineras, cuyos estándares de seguridad y salubridad son mucho más exigentes que los de cualquier otra industria. También están nuestros colaboradores, y seguramente el resto de los trabajadores del país, que han tenido que adaptarse a trabajar en casa con toda la familia incluida. Aquí para nosotros el acompañamiento emocional que les hemos brindado ha sido clave para poder ayudarlos a lidiar con esta nueva dinámica.

Y si hablamos del sector en general, el reto más grande sin duda es evitar que la cadena de pagos se rompa, porque hay muchos usuarios que están incumpliendo con el pago de sus recibos de luz. Aquí el llamado es a que todos los puedan cancelar sus recibos de luz lo hagan en sus fechas de pago correspondientes.

En líneas generales, este ha sido un gran desafío adaptativo, inclusive por requerimiento de los propios clientes.

¿Cuáles han sido las medidas tomadas por ISA REP para el cuidado de sus trabajadores?

Además de los mencionados previamente, hemos activamos protocolos de salud, así como alianzas con compañías de seguros. Hemos dado atención principal a las nuevas condiciones laborales que surgieron, y estamos realizando programas de acompañamiento emocional al personal.

Así mismo, hemos reforzamos los espacios de comunicación con los colaboradores. Por ejemplo, las primeras semanas de la cuarentena abrí un webcast diario con todos los colaboradores para actualizarlos sobre ciertas situaciones y medidas que se estaban dando en torno a la pandemia. Luego de eso, el webcast pasó a una periodicidad de 2 veces por semana y el resto del Comité de Gerencia también participa.

Los proyectos de los distintos sectores productivos se han visto afectados, ¿cómo van los de la empresa?

Hemos tenido que paralizar nuestros proyectos en desarrollo, con lo cual tuvimos que desmovilizar a más de 1,000 personas, entre contratistas y proveedores, además de personal propio.

Los proyectos Ampliación 20, y las conexiones de Quellaveco y la Refinería de Talara estaban en plena ejecución, con fechas de puesta en servicio para este año, sin embargo, ahora, las puestas en servicio se postergarán hasta al menos en tres meses.

Por otro lado, sobre los proyectos «Enlace 500 kV Mantaro-Nueva Yanango – Carapongo y Subestaciones Asociadas» y «Enlace 500 kV Nueva Yanango – Nueva Huánuco y Subestaciones Asociadas», antes de la pandemia, estábamos desarrollando la gestión predial y ambiental previas al inicio de la construcción. Sobre este último aspecto, se venían realizando las coordinaciones para el levantamiento de las observaciones a los EIAs, lo cual se vio afectado por el estado de emergencia. Esperamos que una vez el SENACE realice la revisión final de estos estudios en los próximos días, obtengamos una respuesta más ágil y así iniciar obras lo antes posible.

Asimismo, la gestión predial de estos proyectos se encuentra suspendida, y, al ser una actividad en la que están involucradas casi 100 comunidades, el reinicio dependerá de la interacción con los gobiernos y autoridades locales.

Cabe destacar que actualmente estamos gestionando el cumplimiento de los diferentes requisitos que ha establecido el gobierno para continuar nuestros proyectos una vez se levante el estado de emergencia. Sin embargo, aquí debo precisar que es importante que estos requisitos se ajusten a las características de cada subsector.

Muestra de ello es el Protocolo Sanitario aprobado por la Resolución Ministerial N° 128-2020-MINEM/DM. En este documento podemos advertir que algunas de sus disposiciones no se ajustan a la realidad del desarrollo de las actividades eléctricas, si no más bien a la de instalaciones de tipo campamento u operaciones remotas, en las cuales el personal de la empresa ingresa a laborar, permaneciendo largos periodos, situación que no se presenta necesariamente en el desarrollo de las actividades de transmisión.

En ese sentido, espero que el Ministerio de Energía y Minas realizase la correspondiente adecuación del Protocolo Sanitario a las condiciones en las que se realiza la actividad eléctrica para poder lo más pronto posible retomar nuestras actividades normales.

Bajo el marco de la campaña #TodosSomosUno, han apoyado diversas iniciativas, con más de medio millón de dólares, para luchar contra el Covid-19.

¿Cuál ha sido el compromiso de ISA REP en la lucha contra el COVID-19? Tenemos entendido que hay apoyado varias iniciativas.

Así es, bajo el marco de la campaña #TodosSomosUno hemos apoyado diversas iniciativas con más de medio millón de dólares. Las principales son:

  • En alianza con la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y el Ministerio de Salud, ISA REP está contribuyendo con la construcción de 100 respiradores artificiales para fortalecer la atención de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en los hospitales del país gracias al proyecto Masi. Estos equipos serán entregados próximamente al Ministerio para que los puedan distribuir en los nosocomios que más lo necesiten y así ayudar a los médicos en la lucha contra la pandemia.
  • En convenio con la Universidad Cayetano Heredia (UPCH) se está financiando el desarrollo de un nuevo método de prueba para reducir el tiempo de diagnóstico del Covid19 de 4 horas a 30 minutos, que adicionalmente sea económico y simple.
  • Para ayudar a las comunidades vulnerables, los colaboradores de ISA REP vienen realizando aportes económicos voluntarios, y, por el monto recaudado, la empresa aportará un valor equivalente. A la fecha, se han reunido cerca de 50 mil soles, dinero que ha sido canalizado a través de la organización Juguete Pendiente para el reparto de kits alimentarios en Lima y Trujillo.

Usted participó en un seminario web organizado por el CIER, en el que se estimó necesario que el sector eléctrico peruano debe ser reestructurado y reimaginado para mejorar su capacidad de recuperación ante futuras contingencias, como la que ha provocado la crisis del coronavirus. ¿Cuáles serían los lineamientos de esa reestructuración?

Más que reestructuración, el sector debe modernizarse y adaptarse siguiendo las tendencias que hoy se están desarrollando y que nos impone la nueva situación por el Covid-19.

Por ejemplo, debido al distanciamiento social se vuelve necesario que se aprovechen los sistemas tecnológicos para operar las subestaciones eléctricas. Tal es el caso de la realidad aumentada, que podría ayudar a inspeccionar en tiempo real las instalaciones sin necesidad de que todos los especialistas estén presentes. Esto no solo priorizaría la salud y seguridad de los profesionales, sino también haría más eficiente la atención de fallas y emergencias ya que disminuirían los tiempos de desplazamiento.

También podríamos utilizar la Inteligencia Artificial para atender las anomalías de la de la red de forma automática y así reducir la intervención humana, con procesos más robotizados.

En este punto, quisiera resaltar el uso de LISA, una startup a cargo de ISA Perú que consiste en un sistema de monitoreo en tiempo real para los transformadores de potencia. Cuenta con un sistema de alertas, un dashboard con las variables críticas del transformador, y una base de datos que almacena la información en la nube. Dicha solución permitirá contar con la información del estado de salud del transformador, posibilitando la reducción de pérdidas a través del mantenimiento predictivo, así como contribuyendo a una mejor toma de decisiones de inversión en la renovación de los equipos en función a su ciclo de vida real.

Sobre LISA, durante el estado de emergencia hemos recibido muy buenos comentarios sobre esta solución de parte de los clientes que la están usando. Es muy útil sobre todo cuando hay restricciones para la movilización del personal y necesitas monitorear los equipos de forma remota. Esas son las clase de soluciones que necesita el sector para ir un paso adelante.

Usted se refirió a un sistema más flexible y digitalizado con presencia humana reducida. ¿Cómo se lograría un sistema eléctrico con esas características?

El sistema energético es vulnerable a los fenómenos naturales, cambio climático y tecnológicos, que pueden causar desde interrupciones o tener un servicio deficiente.

También está expuesto a múltiples cambios, no solo del consumidor sino también cambios que va demandando el mercado, por ello el reto será construir un sistema eléctrico más resiliente, capaz de contar con una planificación de largo plazo para crear la capacidad de adaptación.

Esto involucrará digitalizarnos, contar con sistemas de comunicación, flexibilidad en los sistemas de T&D, nuevas capacidades en la gestión de operar las redes, entre otros aspectos.

En ese escenario también será importante modernizar la regulación del sector, para que esté al día con los cambios actuales.