Nuestros vecinos del sur tienen un total de quince plantas fotovoltaicas en su país, mientras que Perú solo cuenta con siete.

Perú es uno de los países con mayor potencial en energía solar fotovoltaica ya que se encuentra cerca al Ecuador, y tiene su mayor potencia de generación solar en la zona norte y sur del país, con valores de irradiación tanto en la costa, sierra y selva. Sin embargo, esto no se ve reflejado en la realidad.

Nuestra elevada radiación solar asciende de 5.5 a 6.5 kWh/m2 en todo el país; 5.0 a 6.0 kWh/m2 en la costa y en la selva, aproximadamente, de 4.5 a 5.0 kWh/m2; de acuerdo con las cifras de El Atlas de la Energía Solar, elaborado por el Ministerio de Energía y Minas (Minem).

Y en la actualidad, solo tenemos siete centrales fotovoltaicas operativas en todo el país, que tienen una potencia total de 284.48 MW, según el Minem. En total, las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), representan por ahora el 4.8% de toda la energía producida en el Perú, según lo comentó la ex viceministra de Electricidad Patricia Elliot.

Número muy modesto si nos comparamos con Chile, que cuenta con quince plantas fotovoltaicas donde la potencia instalada conectada al Sistema Eléctrico Nacional de ese país, es de unos 2.647,5 MW; y donde el porcentaje de participación de las ERNC hasta diciembre de 2018, fue del 20,7%. Así lo dio a conocer el Boletín del Mercado Eléctrico de la Asociación Gremial Generadoras de Chile.

¿Por qué tanta diferencia entre Chile y Perú?

No es un secreto que la clase política peruana es indiferente al desarrollo de las energías renovables. Carecemos de un plan energético de largo aliento que guíe en forma efectiva los esfuerzos gubernamentales y la actividad privada. Recordemos que ya vamos por el quinto ministro de Energía y Minas en este mandato. Así es imposible mantener una mismo plan y liderazgo que pueda sacar provecho de las energías renovables en el Perú.

Mientras tanto en Chile, el Parlamento sureño aprobó en 2013 la ley 20/25 con la intención de integrar las energías renovables no convencionales en la matriz energética del país, donde se fijó el objetivo que el 20% de la generación eléctrica proviniese de ERNC para el año 2025, cifra que fue superada con mucha anticipación en diciembre del 2018.