Especialistas nacionales y extranjeros analizaron la situación del sector energético en el 17° Congreso de Energía 2019, tradicional reunión organizada por Perú Events. El consenso entre los asistentes es que las reformas son urgentes y vitales para el futuro del negocio y el país. Y la región clave para nuestro futuro es el sur. Nuestro principal hidrocarburo, el gas natural, los mejores recursos renovables, y las más importantes reservas de mineral que se encuentran en esa zona.

En la reunión se enfatizó que nuestra matriz energética sigue dependiendo del petróleo. Situación que resulta paradójica considerando que nuestro país cuenta con importantes recursos en energías renovables y gas natural, y que se agrava porque seguimos teniendo una alta tasa de crecimiento de la demanda de energía.

Por otro lado, si bien la inversión privada está consolidada en hidrocarburos y en generación y transmisión de electricidad, la distribución eléctrica estatal carece de las inversiones necesarias, por lo que la calidad del servicio está deteriorada al no poder alcanzar un financiamiento limitado.

En cuanto a la distribución de gas natural, los altos costos de desarrollo y subsidios acumulados, más el escaso uso del gas natural licuado (GNL) hacen imposible lograr la masificación. Y esto es solo consecuencia de la ausencia de una política energética de largo plazo. El ex viceministro de Energía, Edwin Quintanilla, añade que hay una fatiga de la institucionalidad que amenaza el adecuado desarrollo del sector energético.

TRANSICIÓN ENERGÉTICA

Fueron varios los ponentes que exigen la utilización competitiva del gas natural en sustitución al petróleo para el transporte pesado, la minería y la generación de electricidad. Al mismo tiempo, reclamaron un plan de largo plazo para tener una generación renovable competitiva. Es decir, hay que ir por la electrificación de la matriz energética. Y en ese objetivo es esencial la dación del reglamento de la generación distribuida. Raúl Bastidas, ejecutivo de Engie Perú, señaló como esencial el cambio progresivo a un sistema de precios marginales nodales en distribución, una señal económica para que se instale en donde se necesite. “Se requiere un marco para los recursos energéticos distribuidos, que considere no solo generación distribuida con renovables”.

PLANIFICACIÓN

Javier Muro, gerente general de Distriluz, participó en el Congreso de Energía 2019 para proponer un mayor desarrollo de las redes y capacidad para la electrificación de la matriz y mejora sustantiva de la calidad de servicio. Si bien es importante cerrar la brecha de cobertura con recursos energético renovables off-grid, enfatizó la necesidad de sincerar el desarrollo en sectores competitivos, como en el de distribución de gas natural. Pidió un proceso participativo para establecer una política energética al 2050, con una agencia de planificación y operador del mercado que refuerce la institucionalidad.

LA IMPORTANCIA DEL SUR

Y como la economía depende de una energía eficiente, la promoción del desarrollo industrial y minero no puede ser eficaz si no cuenta con la ventaja competitiva de una energía eficiente. Por ello, es necesario el impulso intensivo de las inversiones, tanto para el gasoducto, como las renovables, teniendo como norte la seguridad energética del país.

En este punto, hubo una coincidencia plena entre los expositores y los asistentes: debemos desarrollar el gas natural en el sur del territorio. El Perú tiene un potencial minero equivalente a seis veces el PBI actual, y el 60% de los minerales se encuentra en el sur.

Además, el 60% de las exportaciones son minerales, y la mayoría lo hace como concentrados. Los ingresos de dólares provenientes de esta actividad permiten controlar el tipo de cambio.

Por otro lado, no hay que olvidar que el 74% del consumo de energía se satisface con hidrocarburos, y las mayores reservas probadas son de gas natural. Las reservas probadas de ese energético, que alcanzan los 16 TPC, también están en el sur.

El gas natural se puede usar en electricidad, calor, vehículos, plásticos y fertilizantes. Si a eso se suman complejos metalúrgicos y petroquímicos, y el Nodo Energético del Sur, queda claro que la estrategia de desarrollo del país pasa por llevar gas natural a Arequipa, Cusco, Moquegua, Puno. En fin, a todo el sur, y terminar así con las políticas discriminatorias que perjudican a los usuarios regionales.

EL EJEMPLO RENOVABLE EN CHILE

Chile está demostrando que sí es posible desarrollar el uso de la energía solar y, principalmente, bajo condiciones de mercado, combinando factores favorables externos e internos. Gabriel Neumeyer, presidente de la Asociación Chilena de Energía Solar AG (ACESOL), espera un crecimiento más moderado en grandes plantas de generación para los próximos años en Chile, con una aceleración en generación distribuida con la que se podrá “masificar las tecnologías solares, democratizando el sector energético”.

Advirtió que los precios de la electricidad seguirán altos durante los próximos años, pero con la optimización de los servicios de montaje y costos asociados, las oportunidades de negocio en energías renovables y energía solar son diversas. “El mercado requiere personal profesional, innovación en tecnología y aplicaciones, equipamiento adecuado y servicios”, precisó.