Informalidad en mercado de gas licuado pone en riesgo a usuarios

Empresas formales solicitan más recursos y atribuciones para Osinergmin para combatir prácticas ilegales

La Sociedad Peruana de Gas Licuado (SPGL) advirtió que la informalidad en la comercialización de este producto energético, pone en grave riesgo a los consumidores.

El presidente del gremio, Fernando Cabada, precisó que las empresas informales, o formales con prácticas ilegales, se apropian de los cilindros de otras compañías para volver a llenarlos y aprovecharse del prestigio y la buena reputación de la marca ganada por muchos años o, de lo contrario, los pintan con sus propios colores y logotipos para vender sus productos sin haber invertido en la adquisición de dichos envases.

“Lo más grave es que dichas empresas no revisan el estado de la válvula, llaves o el estado del cilindro, poniendo en grave riesgo a los consumidores y sus hogares. Asimismo, no tienen reparos en adquirir y envasar cilindros falsificados lo cual incrementa el riesgo para los usuarios”, advirtió.

Informalidad laboral

También refirió que algunas empresas informales no tienen a su personal en planilla, no cuentan con los permisos en regla ni con la cobertura de los seguros exigidos ni la capacidad económica necesaria para solventar los daños que podrían generar sus actividades, lo que constituye una competencia desleal para las empresas formales, que cumplen con esas obligaciones al adquirir seguros con una cobertura superior a la exigida por la legislación vigente.

Peso incompleto

Cabada también aseguró que muchos de los cilindros de gas que venden las empresas informales no contienen el peso neto exigido por las normas aplicables, con lo que el combustible neto es mucho menor por el que pagan los consumidores, hecho que afecta de forma directa en la economía de los miles de hogares que usan este combustible.

“Todo ello facilita que los informales puedan ofrecer su producto a menores precios que las empresas formales, constituyendo no solo un engaño y un grave riesgo para los consumidores sino, además, una competencia desleal para las empresas formales”, dijo.

De otro lado, el representante del gremio que reúne a las empresas envasadoras y distribuidoras de gas licuado señaló que también debería dotarse de más recursos y atribuciones a Osinergmin, para que pueda lograr resultados más eficaces contra la ilegalidad que se ha incrementado en los últimos años en todos los eslabones de la cadena de comercialización de GLP.

Más acciones

Cabada consideró necesaria una intervención articulada del Estado en todos los ámbitos a efectos de lograr una fiscalización efectiva con resultados tangibles para los consumidores.

Refirió que actualmente las acciones realizadas por el Osinergmin, como organismo regulador y fiscalizador, y la Policía Nacional del Perú, para brindar seguridad, no son suficientes a pesar de la buena voluntad de dichas instituciones.

Por ello, señaló que es importante contar con la participación de la Sunat, para hacer frente la evasión tributaria; el Ministerio Público, para investigar los delitos; el Indecopi, para defender a los consumidores y a las propias empresas envasadoras; la Sunafil, para verificar el cumplimiento de las normas laborales, y las municipalidades, en defensa de la seguridad de sus vecinos y sus comunidades.

Ver más: Andina