Tendencias del mercado eléctrico: autoconsumo y microrredes

El mundo de la energía eléctrica está pasando por una transformación producto de las nuevas tecnologías y el mayor uso de los recursos renovables como el eólico y solar.

De acuerdo con el ingeniero Franco Canziani, gerente general de Waira, hoy en día se está dando una migración hacia un sistema eléctrico bidireccional, mucho más resiliente, económico y además sostenible porque incorpora mayores fracciones de energía solar y eólica, sostuvo en el marco de la Conferencia: La transición energética y las oportunidades para la ingeniería nacional, organizado por el Capítulo de Ingeniería de Mecánica y Mecánica Eléctrica. 

“Estamos llegando poco a poco a lo que se conoce como “smart grids” (redes inteligentes), que es la cristalización de diferentes tecnologías”, indica. 

Algunos elementos relacionados con este nuevo esquema del sistema eléctrico son el desarrollo de la electrónica de potencia, las telecomunicaciones, la energía renovable -que se está volviendo mucho más competitiva-, las mega baterías de energía de litio, la informática y el transporte eléctrico. Ello ha dado paso a novedosos sistemas como el «autoconsumo» y las «microrredes». 

Autoconsumo

El autoconsumo se puede observar básicamente al energía eléctrica a través de la instalación de un panel fotovoltaico en el techo de una vivienda, una empresa o una institución, la cual interactúa con la red eléctrica, “logrando producir ahorros e, incluso, si fuera posible, vender también la energía”, explica Canziani. 

La estructura de un sistema de autoconsumo se gráfica de la siguiente manera: una red eléctrica que provee de corriente alterna, un medidor eléctrico, un tablero de distribución; a ese sistema se le agrega (por ejemplo) un sistema fotovoltaico y una llave de protección o inversor, que sirve para interactuar con la red eléctrica. Esta interacción de dos sistemas eléctricos componen el autoconsumo.

“De esa manera tenemos dos suministros de energía; una que viene del medidor, y otro que viene de nuestro sistema fotovoltaico a través del inversor. Si antes consumiamos 100 unidades de potencia, ahora podemos, de repente, tener 30 que viene de nuestro techo, y estaremos consumiendo 70 del medidor. Mientras haya sol reducimos nuestro consumo de manera totalmente automática.  Este es un sistema de autoconsumo básico”, detalla el experto. 

Canziani acota que este sistema es una forma más económica de generar energía solar, porque no necesita de baterías y el mantenimiento es básico: limpieza de los paneles y un mantenimiento a los 10 años al inversor. Así, un proyecto de este tipo puede durar 20 años y generar mucha energía. 

“Por eso puede competir con la red. Precisamente en los lugares donde la tarifa es un poco más alta y estamos trabajando a baja tensión”, indica. 

Asimismo, agrega, este sistema permite recoger información online porque ya que se conecta con el wifi de la casa o de la empresa donde está instalado: reporta un perfil del consumo de la casa o establecimiento y lo que está produciendo el inversor. 

Microrred eléctrica 

El otro sistema importante es la microrred. Este es un sistema más complejo pues maneja diferentes recursos, que pueden ser solar, eólico, un generador diésel de respaldo, etc. Además, otro rasgo que lo caracteriza es que la red puede estar presente o no para conectarnos a ella y comprar la energía que nos hace falta o vender la que nos sobra. Asimismo, debe contar con un sistema de almacenamiento de energía. “Si no hay almacenamiento de energía, no califica como microrred”, detalla. 

Además, la microrred puede interactuar con otras microrredes, puede tener un pronóstico de clima para saber qué va a pasar mañana y tomar medidas hoy. Y también puede tener inteligencia financiera para saber el valor de la energía, porque se puede guardar y venderla en otro momento. 

Según el experto, la microrred es una entidad que puede ser muy útil para la electrificación rural de manera autónoma o también puede servir de seguridad adicional para instituciones que necesitan tener energía 24/7, como un hospital, por ejemplo. 

“La brecha que tenemos de electrificación es bastante grande: 2 millones de peruanos que prácticamente no tienen energía eléctrica. Las microrredes pueden ser una muy buena alternativa para generar energía local con recursos sostenibles”, resalta Canziani.