¿IAG o Repsol? Los cotizadas más expuestas al petróleo tienen un potencial del 21%

El bombeo de los pozos petroleros seguirá al ralentí hasta marzo de 2020. Así lo han decidido los principales países productores de crudo del mundo y los analistas lo celebran. La existencia de un discurso claro en medio de las incertidumbres que acechan la economía supone para los expertos del mercado español una oportunidad de entrada en algunos de los valores más expuestos a la evolución del precio de esta materia prima, que suman un potencial conjunto del 21%.

Las medidas de contención de la oferta pactadas entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y algunos de sus rivales, como Rusia, aseguran en cierto modo una estabilidad de precios para el ‘oro negro’. Algo que, según los analistas, ahuyenta los fantasmas de un eventual y drástico abaratamiento, así como la amenaza de una imparable tendencia alcista de encarecimiento.

No obstante, las dudas no han desaparecido por completo. La evolución de los tipos de interés en EEUU con su efecto sobre el dólar, la divisa en la que se negocia el precio de la oscura materia prima, un recrudecimiento de las tensiones entre EEUU e Irán o el frenazo en seco de una economía en recesión obligan a la cautela. Un panorama que aconseja seguir muy de cerca los valores más vinculados a la evolución del barril Brent.

El caso más evidente de correspondencia entre la cotización del petróleo y la de una compañía española es el de Repsol. La directora de análisis y estrategia de Renta 4, Natalia Aguirre, considera que ahora hay más argumentos para asumir que el barril de Brent se mantendrá en torno a los 65 dólares durante este 2019, que espera para la petrolera “de menos a más a pesar de su suave inicio”.

«Repsol tiene la mayor rentabilidad por dividendo entre sus comparables europeas y sigue avanzando en los hitos de su plan estratégico»

En resumen, y tras las últimas turbulencias, Aguirre considera que las perspectivas de cumplimiento de los sucesivos hitos de su plan estratégico y la previsible recuperación de la producción en Libia hacen de este “un buen punto de entrada de cara al medio plazo” en un valor al que, además, ven potencial hasta los 19,18 euros por acción con “la mayor rentabilidad por dividendo entre sus comparables europeas”.

A pesar de todo el ruido que cada encuentro de la OPEP genera, Gisela Turazzini, cofundadora y CEO de Blackbird Capital, recuerda que el cártel ya solo acredita un 30% de la producción mundial de petróleo, por lo que sus decisiones tienen “un impacto cada vez más reducido” en la evolución del crudo y, a la postre, en la cotización de las empresas más expuestas, como es el caso de la presidida por Antonio Brufau. Si bien, en un principio, la contención de la producción “debería animar su cotización”.

Por su parte, el analista independiente José Ramón Sánchez Galán considera que mientras el barril se mueva entre los 54 y los 66 dólares, la petrolera española “ya tiene coberturas para no mermar sus márgenes”. Por debajo de la primera cota, el analista no ve más que “un varapalo momentáneo en sus cuentas” y considera especialmente relevante vigilar la cota de los 13,70 euros por acción de la que su gráfica solo se separa por unos pocos céntimos.

El analista Roberto Rojas, de Admiral Markets, señala que la petrolera es precisamente la gran beneficiada de la bolsa española por el sostén que el pacto de la OPEP y sus aliados brinda a la actual cotización del crudo. Del mismo modo que señala que “los grandes perjudicados son los sectores de consumo y el turismo, dado que el transporte se encarece por el coste los carburantes”. La primera a la que apunta es IAG, que ya perdió mucha altura en bolsa al ver subir el Brent desde los 50 dólares de finales del año pasado a los 75 por barril del último abril.

EL IMPACTO EN EL TURISMO
No obstante, la experta de Blackbird considera que la menor volatilidad que el pacto puede traer al precio del ‘oro negro’ se traduce para el grupo de aerolíneas en una “reducción de incertidumbre y más margen para aplicar coberturas” que favorezcan la cuenta de resultados. Una visión más amable que la de Sánchez Galán, que no aprecia seguridad en la compañía mientras no despegue más allá de los 5,82 euros por título.

«IAG ya tenía un 75% de sus compras de combustible cubiertas para el cuarto trimestre cuando presentó sus cuentas del primero»

El analista Iván San Félix, de Renta 4, pone cifras a la exposición de IAG al petróleo al señalar que “los gastos en combustibles suponen en torno al 24% del total”. No obstante, recuerda que “la compañía va cubriendo sus necesidades” y en la presentación de cuentas del primer trimestre el pasado 10 de mayo ya tenía cubierto su suministro de combustible en un 83% para el tercer trimestre de este año y en un 75% para el cuarto. Además, recuerda que la hispano-británica siempre puede recurrir a reducir su oferta de vuelos en aquellas rutas más deficitarias.

Más allá de la compañía matriz de Iberia y Vueling, el independiente Sánchez Galán aconseja vigilar por extensión cualquier eventual impacto en Amadeus y Aena. Las dos compañías tienen buena parte de su negocio en el tráfico aéreo y una hipotética subida en los pasajes podría traducirse en una reducción del número de viajeros que, al final, podría impactar sobre la ocupación de habitaciones en establecimientos de compañías hoteleras como NH Hotel Group y Meliá Hotels.

LAS PETROLERAS COMO MATERIA PRIMA
La que no tiene en el petróleo ninguna de sus materias primas, pero sí tiene en las petroleras a sus principales clientes es Técnicas Reunidas. La responsable de análisis en Renta 4 subraya que la estabilización del barril de crudo facilitaría “la reactivación de inversiones” en el sector, algo que en su opinión “ya se está dejando notar en el buen ritmo de adjudicaciones de proyectos” que se está marcando la firma de ingeniería. Es así que, incluso considerando que solo cuajen un 20% de las adjudicaciones por las que puja, su cartera de pedidos pasaría de los 3.700 millones de euros actuales hasta 4.500 millones. Aguirre defiende que solo la primera cifra ya justificaría un regreso de la acción hasta los 26 euros por acción, cota que supone un potencial alcista del 22%.

«Tubos Reunidos se escapa del optimismo generalizado a consecuencia de las dificultades financieras que atraviesa desde que su auditor puso algunas cifras «

Las previsiones de Renta 4 están incluso dentro de las conservadoras, pues la media del consenso de analistas que recoge Thomson Reuters marca el techo para las acciones de Técnicas Reunidas en los 26,8 euros. Cuatro aconsejan comprar acciones y seis están neutrales sobre el valor, mientras que solo otros cuatro se decantan por vender.

La situación se repite en Tubacex, que Sánchez Galán señala que bien podría conseguir más pedidos por el desarrollo de nuevos proyectos y plantas con una mayor cotización del crudo sostenida en el tiempo. Los cinco analistas que vigilan su evolución para el consenso de Thomson Reuters marcan comprar y, además, otorgan a la industrial un potencial del 33%.

Más delicada es la situación de Tubos Reunidos, a la que el consenso de mercado coloca un potencial bajista de más del 26%. Aunque también podría verse beneficiada por las decisiones del cártel petrolero y sus rivales reconvertidos ahora en socios, las dificultades financieras que atraviesa hacen que su propia situación pese más en el ánimo de los analistas que las perspectivas de negocio que podría abrirle la continuidad del crudo por encima de los 65 dólares por barril.

Ver más: invertia