QEV contempla la posibilidad de una fábrica de ensamblaje de vehículos eléctricos en el sur del Perú

¿Es posible una industria de la electromovilidad en el Perú? La empresa española QEV Tech lo considera factible, y apunta a convencer a la minería nacional que la eficiencia de los vehículos eléctricos en las faenas de explotación es rentable, contemplando la posibilidad de instalar una fábrica en el país. Javier Peón Torre, director de desarrollo de negocios para Latinoamérica de QEV Tech, aseguró a la prensa que la planta de ensamblaje de vehículos eléctricos, con partes proporcionadas por proveedores globales, podría ubicarse en Arequipa.

¿Es fácil la industrialización?

No. El ejemplo más contundente lo tenemos al sur. El director del Centro de Innovación del Litio (CIL) de la Universidad de Chile, Jaime Alée, ha asegurado que, si bien cuentan con un mercado mucho más maduro que el nuestro, aún le falta saber más en temas de industria y de producción de manufactura. «Somos buenos para hacer proyectos pilotos, pero no sabemos fabricar en cantidades industriales, no tenemos ese conocimiento», sostuvo. Hay que recordar que Alée fue uno de los que desarrollaron la primera batería de litio de Chile, Elibatt, que fue creada en 2014, pero que no pudo ser comercializada. “Chile nunca ha tenido impedimento de fabricar baterías, ni de fabricar autos, ni aviones, pero no tiene mucha relación que uno tenga una materia prima con el hecho de dedicarse a desarrollar una industria», afirmó en febrero del año pasado.

¿Y Bolivia?

La empresa pública boliviana Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB) es la encargada de llevar a cabo el proceso de industrialización del litio en Bolivia —en sustitución de la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos—, y fue creada con el objetivo de aprovechar los recursos en el salar de Uyuni, que contiene aproximadamente 9 millones de toneladas métricas de litio.

La estrategia diseñada por el Estado boliviano asegura las fuentes de litio para su explotación y comercialización con mayor valor agregado e industrializar el litio. La estrategia del estado boliviano consiste en desarrollar una cadena de producción completa del litio para su explotación con desarrollo tecnológico para su empresa estatal.

El plan de industrialización del litio se ha concretado a través de la empresa estatal boliviana con participación mixta con la empresa alemana ACI Systems GmbH. La inversión alemana inicial será de 1.3 mil millones de dólares en el proyecto con la firma de un contrato reciente. Con esto, Bolivia cierra el ciclo de la producción y comercialización de litio y asegura un paso más en el plan del gobierno de Evo Morales para darle a su país el estatus de alcanzar un desarrollo tecnológico basado en la materia prima.