Intento de incentivar renovables con parches normativos

Por César Gutiérrez

Han transcurrido algo más de 10 años desde que se publicaron las primeras normas para promocionar la generación de energía eléctrica con recursos energéticos renovables (RER) y se han experimentado hechos que no eran previsibles en aquellos tiempos.

La  generación eólica resultó 50% mayor a los valores esperados; la producción solar se ha realizado con altos valores promedio en horarios entre las 8.30 a 15.00 horas; ha habido disminución drástica de costos de inversión en plantas eólicas y solares, que las hacen muy competitivas respecto a la generación con gas natural en ciclo combinado; como consecuencia de lo anterior los titulares de plantas de aquellas dos tecnologías, desean atender a distribuidoras y clientes libres y finalmente se ha experimentado retraso en la puesta en operación comercial (POC) de hidroeléctricas de hasta 20 Megavatios (MW).

Ante tantos cambios, la legislación requiere adecuarse. Lo han venido pidiendo los agentes del mercado en los últimos 3 años, ante la indolencia de las sucesivas personas que han pasado por el Ministerio de Energía y Minas, desde el cual, en los últimos 15 días se decidió hacer un intento reformista, prepublicando dos Resoluciones Ministeriales (RM-453 y 455-2018-MEM/DM). Con ellas se pretende sanear el retraso en la POC de las hidroeléctricas y permitir que las nuevas centrales RER puedan participar del mercado como cualquiera de las otras generadoras que no son clasificadas como tales.

En cuanto a las centrales retrasadas, la propuesta normativa, les da una nueva oportunidad de completar sus proyectos, siempre y cuando  la causa del problema corresponda a decisiones de entidades estatales. Espero que no se contrabandeen casos donde el origen sea la falta de capacidad financiera del promotor, la Oficina de Control Institucional tiene tareas por hacer.

Sobre la participación de las centrales RER en el mercado como cualquier central, se le pretende reconocerles que tienen capacidad (potencia firme). Es un ensayo burdo, pues el método se ha desarrollado por analogía con la operación de centrales hidroeléctricas.

Se necesita funcionarios que puedan plantear una legislación integral actualizada, sin recurrir a parches que originarán más distorsiones.