Cómo la sociedad de Estados Unidos pasó de ser austera a despilfarradora

Si bien los estadounidenses eran buenos para ganar dinero, parecían necesitar a los europeos para gastarlo.

Estados Unidos emergió como la tierra de la abundancia en el siglo XVII, pero su herencia puritana hizo que los estadounidenses desdeñaran los lujos y los gastos caprichosos.

George Washington encarnó esa ideología de la nueva nación independiente cuando, al convertirse en el primer presidente de Estados Unidos de América, vestía ropa simple de lana local en lugar de seda importada de Europa.

Sin embargo, tal desdén por el lujo en la cultura estadounidense chocaba con el hecho de que en el curso del siglo XIX, Estados Unidos se convirtió en la nación más rica del mundo.

La edad dorada

La palabra “millonario” se acuñó en Francia, pero se usó en América del Norte en 1843 tras la muerte del magnate del tabaco de Nueva York Pierre Lorillard, quien dejó una enorme fortuna.

Más tarde, Estados Unidos inventó al multimillonario: en 1982 había 13 multimillonarios en ese país.

Las cifras han aumentado dramáticamente desde entonces: para 2014, Rusia tenía 111 multimillonarios y China tenía 152, aunque Estados Unidos todavía encabezaba la lista con 492.

Fue en el último cuarto del siglo XIX que Estados Unidos emergió como una tierra no solo de una riqueza fabulosa, sino también de gente fabulosamente rica.

Ese es el período a menudo llamado la “edad dorada estadounidense”.

El término se refiere a la novela de Mark Twain y Charles Dudley Warner titulada “La edad dorada: Una historia de nuestros días” (1873), una sátira de la codicia y la corrupción en el período posterior a la Guerra Civil.

La riqueza proveniente de nuevas industrias, ferrocarriles y finanzas creó enormes fortunas en un momento en que los impuestos y los costos laborales eran bajos.

Una página del manuscrito manuscrito de Mark Twain de “La era dorada: Una historia de nuestros días” (1873).

Dinero demasiado nuevo

Sin embargo, el dinero nuevo no siempre era bienvenido en el EE.UU. ‘democrático’.

Los nuevos ricos se sintieron rechazados por las familias más importantes de Nueva Inglaterra, muchas dinastías de origen holandés, como los Astors o los Stuyvesants entre otros.

Al ser rechazados por miembros más antiguos de una sociedad snob como la de Manhattan (con su lista de ‘400’ personas ‘dignas’ de ser recibidas), los llamados plutócratas —una palabra acuñada en el siglo XVII pero que solo se empezó a usar ampliamente a finales del siglo XIX—, trataron de hallar un espacio en la alta sociedad en otro lugar.

Europa, y en particular Reino Unido, parecían proporcionar la solución.

No faltaban las ricas herederas estadounidenses que deseaban casarse con la aristocracia europea para “comprar” el sello para sus familias en casa.

Eran conocidas como las princesas del dólar, un término que vino de una canción popular “Somos las princesas del dólar”.

A la aristocracia británica, a pesar de que se enorgullecía de su exclusividad, no le importaba casarse con esta riqueza estadounidense.

Famosas princesas del dólar

Consuelo Vandelbird fue la esposa del duque de Marlborough y vivió en el Palacio de Blenheim… por un rato.
  • Consuelo Vanderbilt, quien se casó con el duque de Marlborough, se convirtió en duquesa y vivió en el Palacio de Blenheim hasta su divorcio.
  • Mary Leiter, hija de los fundadores de las tiendas de Marshall Field, fue la primera Lady Curzon y más tarde la virreina de India.
  • Anna Gould se casó, y luego se divorció, con el aristócrata francés Boniface ‘Boni’ de Castellane.
  • ‘May’ Goelet, hija de un magnate de bienes raíces, se casó con el 8º duque de Roxburghe en 1903 y trajo una dote de US$20 millones al Castillo Floors, la residencia hereditaria de su marido, que aparece en la película “Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos”.

La aristocracia en apuros

La llegada de varias herederas estadounidenses adineradas coincidió con una serie de desafíos para la aristocracia británica.

Entre 1890 y 1910, se produjeron cambios legislativos y sociales, incluidos el acceso de los industriales a títulos nobiliarios, el ataque liberal a la Cámara de los Lores, la introducción de impuestos de sucesiones y la amenaza del impuesto a la tierra.

El gobierno de 1912 propuso aumentar el impuesto a la renta y las obligaciones del patrimonio, para gran furia de la Cámara de los Lores; al principio fue derrotado, pero luego pasó tras un tumulto.

Fue el dinero estadounidense el que permitió la restauración de las antiguas fortunas de la nobleza británica y la construcción de nuevas y elaboradas residencias.

Y nada de eso era barato.

Otro punto de vista

La madre de Winston Churchill fue una “princesa del dólar”.

Clare Boothe Luce, una acaudalada embajadora y una figura de la sociedad, exesposa de Henry R Luce, presidente de la editorial Time-Life, dijo una vez: “En Estados Unidos, el dinero es algo menos valorado en el gasto que en la ganancia. Es menos un símbolo de lujo que un símbolo de ‘éxito’; menos de corrupción que de virtud”.

La afamada empresaria de cosméticos Helena Rubinstein (nacida en Rusia, quien hizo su fortuna en Nueva York), siguió el lema: “La calidad es buena, pero la cantidad hace un espectáculo”.

Las novias estadounidenses recién llegadas también inyectaron cierto “vigor del nuevo mundo” en la vida social británica.

Muchas de ellas, incluyendo a Lady Randolph Churchill (madre de Winston Churchill), estaban más interesadas en una decoración de interiores más moderna que sus contrapartes británicas.

Cosas viejas

Boni de Castellane era tremendamente extravagante pero lo que no entendía su suegro estadounidense era por qué se la pasaba comprando cosas usadas de otros siglos.

Sin embargo, no todos los lujosos gastos realizados por algunos de sus esposos eran bien recibidos, o siquiera comprendidos, por los recién adquiridos parientes estadounidenses.

Boni de Castellane, por ejemplo, creador de gustos y tendencias de la belle époque francesa, celebraba legendarias fiestas fabulosas, con alfombras rojas de 15 kilómetros de largo especialmente encargadas, jardines en los que hombres nubios con turbantes caminaban con jaguares y panteras, y antigüedades preciosas y obras de arte por doquier.

Su suegro estadounidense una vez preguntó inocentemente por qué Boni compraba tantos objetos de “segunda mano” del siglo XVIII.

Boni escribió en sus memorias: “Prefiero existir en un mundo de sueños de esplendor pasado, mujeres bonitas y personas interesantes”.

Cosas nuevas

En el siglo XX, Estados Unidos introdujo muchas de las innovaciones que llevaron a una noción más democrática de lujo.

La calefacción central en las casas, los vehículos bien aislados, las medias de nylon, la ropa interior sintética y los alimentos producidos en masa transformaron la comprensión de lo que iba más allá de la necesidad.

Sin embargo, para el mundo que existía antes de la devastación de la Primera Guerra Mundial, fue el concepto del lujo del viejo mundo, a menudo financiado por fortunas estadounidenses, el que estableció los estándares y los sueños de una época.

Giorgio Riello y Peter McNeil son los autores de Luxury: A Rich History” (Lujo: una rica historia), publicado por Oxford University Press.