Sigue la carreta delante de los caballos

  • El Ministro Francisco Ismodes, acaba de decir que se va a relanzar el Gasoducto Sur Peruano (GSP), parado desde enero del 2017.

Los temas energéticos han vuelto a la orden del día. El Ministro Francisco Ismodes, acaba de decir que se va a relanzar el Gasoducto Sur Peruano (GSP), parado desde enero del 2017. Afirma también que se mejorarán los requisitos sociales y ambientales para la exploración de riesgo en el zócalo continental norte, lo que motivó la derogatoria de los Decretos Supremos para la firma con Tullow Oil –autorizados por PPK en su hora nona.

El Presidente de Petroperú, James Atkins, dice que el avance de Talara es del 70% y que el préstamo pendiente -que va a ser avalado por la agencia española CESCE- está ya en la recta final. Asimismo, que se va a relanzar el Oledoducto. Agrega que el contrato con Perupetro para que Petroperú explote el Lot 192 se firmará pronto y que se negociará con inversionistas que tengan las “espaldas financieras” para asumir las inversiones necesarias.

Proinversión convocará un concurso para el proyecto de masificación de gas en la  Sierra Central en el centro del país (desde Ayacucho hasta Puno, llegando también a Ucayali), con unainversión de US$ 350 millones (sin IGV), tema pendient desde el 2005. Mientras, avanza otra “masificación” con GNL a las ciudades del norte (con la colombiana Quavii) y del sur (la española Fenosa) del país, con apenas 20 mmpcd de la planta de Peru LNG en Cañete.

El titular del MEM dice que hay problemas en el Plan Quinquenal de Cálidda para Lima, pues “habría normativas de Osinergmin que ocasionan problemas con las redes de distribución”. Recordemos que, 14 años después de la llegada del gas a Lima solo hay 500,000 conexiones domiciliarias, lo que se compara negativamente con las 800,000 que tiene Bolivia, en solo 11 años.

Lo más importante: se acaba de aprobar en la Comisión de Energía del Congreso un nuevo proyecto de ley (PL) de hidrocarburos, con un dictamen en mayoría y otro en minoría. Dentro de pocos días debe llegar al pleno del Congreso.

¿Cuál es el denominador común de lo expuesto? Que nada conversa entre sí pues no hay objetivo común. ¿Por qué? Porque el Perú no tiene un Plan Energético de Mediano y Largo Plazo (PEMLP) que nos diga cuál es la matriz energética dentro de 30 años, como sí la tienen la mayoría de países, comenzando por EEUU y la Unión Europea.

Esa nueva matriz debe definirse a partir de los recursos energéticos del país (hídricos, petróleo y gas natural, así como la energía eólica, solar y la biomasa) para determinar planes e incentivos para su explotación y uso futuro. Esta nueva matriz debe tomar como punto de partida los compromisos asumidos por el Perú en la COP 2015 de París luchar contra la emisión de CO2.

El PEMLP debiera ser ampliamente discutido y tener carácter vinculante para todos los actores, como sucede en Chile (1). Así, los actores privados participarían en una cancha con metas y reglas definidas. Si no, todo va a seguir igual, como ha sucedido con el gas del Lote 56, que se exporta porque así lo decidió un privado, de acuerdo a sus criterios, lo que ha significado serias pérdidas con las exportaciones a México.

El PEMLP no lo pueden hacer los privados. Eso no ha sucedido ni siquiera en EEUU, donde la exportación de petróleo estuvo prohibida desde 1981 al 2015 por “seguridad nacional”: no querían depender del Medio Oriente (cuando apareció el “shale oil”, se levantó la prohibición).

El nuevo PL no arregla los problemas de la Ley 26221 de 1993, año del apogeo neoliberal. Se mantiene el Artículo 10, que “transfiere el derecho de propiedad de los Hidrocarburos extraídos al Contratista, quien debe pagar una regalía al Estado”. O sea: el Estado peruano no puede decidir sobre el destino de sus recursos.

¿Por qué no hay PEMLP?: porque los privados ya no podrían decidir el destino de la molécula. Si al Perú le conviene que el gas vaya al sur para su desarrollo y el impulso a la petroquímica, pues eso se haría. Es lo que no quieren.

Ahora mismo, este gobierno (que dice que va a relanzar el GSP) se podría quedar con los crespos hechos si la estatal china CNPC le dijera que “no le parece que el gas vaya al Sur por el GSP”. Claro, podría ser que a CNPC le convenga enviar “su” gas al sur. Pero, vamos, la decisión sobre la matriz futura es de los peruanos y no puede, repetimos, no puede, depender de la rentabilidad de terceros.

Por ello (y muchos otros temas), no podemos seguir poniendo la carreta delante de los caballos. Este gobierno no debe apoyar que el PL de hidrocarburos. Se necesita un PEMLP y la nueva ley debe orientarse al cumplimiento de esos objetivos, uno de los cuales tiene que ser un verdadero Plan de Masificación de Gas Natural y no la “colcha de retazos” que tenemos hoy. De lo contrario, nada cambiará y todo seguirá igual, como hasta ahora con este gobierno. Hasta que lo cambiemos.

1)  Ver: Energía Perú al 2050, 25/07/2016 en http://www.cristaldemira.com/articulos.php?id=2606

Fuente: La República