Nueva titular del MEM con el cogollo eléctrico: DS 043 contra el interés público

Jorge Manco Zaconetti. Consultor

Es tal la falta de peso político y legitimidad de este gabinete que la nueva ministra del sector de energía y minas, a mi criterio el más importante del país después de economía y finanzas, es la doctora Angela Grossheim Barrientos, una respetable abogada de la PUC pero desconocida en el ramo, supongo que amiga de la inefable Cayetana Aljovín que en un enroque palaciego ocupa la cartera de Relaciones Exteriores.

La Dra. Grossheim deduzco por el apellido de origen judío, desde septiembre del 2017 ocupaba el cargo de viceministra de energía, lo cual demostraría que no había muchas opciones por elegir en el gobierno agónico de PPK, pues debemos asumir que este gobierno está en “cuidados intensivos” y que el actual presidente no termina su mandato en el 2021 por las recurrentes y crecientes manifestaciones de protestas sociales ante un perverso indulto al ex presidente Alberto Fujimori.

Las escuetas noticias periodísticas reconocen su experiencia sobre todo en el sector privado, como sub gerenta legal de la empresa Kallpa una de las eléctricas del “cogollo empresarial” conjuntamente con Enel de Italia (antes Edegel, Edelnor y Eléctrica de Piura), conjuntamente con Engie que antes se denominaba Enersur del grupo Suez Energy.

Estas tres empresas de generación se benefician con el gas barato de Camisea, declarando costos irreales como costo variable en el gas natural. Es decir, cada vez es más grave la diferencia entre el precio declarado por el gas (precio ficticio y manipulado) y otro realmente pagado por el gas al Consorcio Camisea. Ello explica el derrumbe del precio o costo marginal en el mercado spot.

Esta manipulación de los precios del gas natural a vista y paciencia del Osinergmin,  les permite a estas tres empresas de generación tirarse al piso pactando precios de la energía de US $ 8 dólares o menos por megavatio hora en el llamado “mercado spot o mercado de corto plazo”, para luego ofrecer a los clientes libres energía a precios de US $ 20 o US $ 27 dólares el megavatio, con lo cual desplazan a las hidroeléctricas como ElectroPerú y le arranchan los clientes libres a distribuidoras como Luz del Sur. ¡Mismo capitalismo salvaje del siglo XXI!

Lo más grave es que los clientes regulados que somos todos los de baja tensión más de 7 millones de usuarios, tenemos que financiar el subsidio a las empresas de generación con energías renovables (RER), que se denomina Prima RER que se estima en 260 millones de dólares en los próximos dos años, pues mientras menos sea el costo marginal mayor será la prima que los clientes regulados tendrán que asumir.

En su hoja de vida aparece que se desempeñó como secretaria general en el Ministerio de Economía y Finanzas recién con este gobierno desde agosto del 2016, cuando el ministro de la mencionada cartera era Alfredo Thorne. Por tanto, su experiencia profesional, sus amistades e intereses provienen del sector eléctrico, formada en Kallpa una empresa de generación eléctrica de capitales israelitas que prácticamente en el Perú, hizo la América convirtiéndose en la más importante empresa de generación, donde otro grupo judío Fishman retiene el 25 % de Kallpa.

En verdad, la situación en el sector eléctrico está que arde pues tres empresas de generación como Kallpa, Enel y Engie mantienen una controversia con todas las demás empresas de generación sobre todo hídricas y con las empresas de distribución especialmente Luz del Sur del grupo Sempra.

Así, el gerente general de Luz del Sur Mile Casic que no puede ser sospechoso de ideas socialistas ni críticos del modelo liberal y libre mercado, en un artículo publicado en el diario de Negocios Gestión (18/1/18) escribe que el DS Nº 043 aprobado justamente cuando era Viceministra de Energía la Dra. Grossheim, con el objeto de conservar los privilegios de Kallpa, Engie y Enel, resulta peor que la enfermedad, si es que se pretende superar las distorsiones en el mercado eléctrico.

¿Qué dice Mile Casic? “El D.S. 043, lejos de corregir las evidentes distorsiones del sector eléctrico, resulta un escandaloso favorecimiento a un grupo de generadoras térmicas que han venido manipulando sus declaraciones de costos variables para su propio e ilegítimo beneficio y en perjuicio de las hidroeléctricas, las distribuidoras y sobre todo de los consumidores pequeños.”

El asunto es tan grave que el propio Congreso de la República no podía estar ajeno a esta realidad, y un congresista del Grupo Parlamentario Fuerza Popular, Percy Alcalá Mateo ha presentado el proyecto de ley Nº 2320/2017-CR, denominado “Proyecto de Ley que restablece la eficiencia en generación y precios de electricidad garantizando tarifa justa para el usuario”

En el cual se exponen las consecuencias de esta perversa y anómala realidad del mercado eléctrico que cuenta con el beneplácito de la ministra de Energía y Minas (ex funcionaria de Kallpa), donde en última instancia los sobrecostos lo asumen como siempre los clientes regulados, es decir los de menos recursos.

  1. a) “El empleo de precios de gas natural mucho menores que los reales, ha llevado a una reducción artificial de los costos marginales de corto plazo de la energía.
  2. b) “Puesto que, de conformidad con la legislación vigente y los contratos suscritos con los generadores adjudicatarios de proyectos PER (energías renovables) si el costo marginal no es suficiente para pagar la prima pactada, la diferencia será cubierta por las tarifas que paguen los Usuarios Regulados, el menor costo marginal supone un perjuicio para estos últimos, que deben cubrir las diferencias entre costos marginales subvaluados y el Cargo Prima RER.
  3. c) “En contraposición con perjuicio que los costos marginales subvaluados causan a los Usuarios regulados, un grupo reducido de grandes empresas (clientes libres de electricidad) se han visto temporalmente beneficiados por aquellos, ya que están en posibilidad de negociar y contratar directamente con los generadores basándose en dichos costos marginales. Esta situación es manifiestamente injusta y contraria a los principios que debieran gobernar a cualquier servicio público, ya que los más ricos (Usuarios Libres) terminan pagando un precio mucho menor por la energía que los más pobres (Usuarios Regulados). Más grave aún es que son estos últimos quienes deben pagar el precio de tales distorsiones, mediante Cargo Prima RER.
  4. d) “Deprimidos artificialmente, los costos marginales de energía han perdido su aptitud de orientar a los inversionistas, respecto a la necesidad de participar o retrasar proyectos para ampliar la oferta de generación eléctrica de manera sostenible; eliminándose cualquier incentivo a la inversión en nuevos proyectos de generación con recursos renovables que permiten aprovechar el potencial hidroenergético del Perú.
  5. e) “Adicionalmente, los generadores que inyectan al sistema interconectado más energía que la que retiran sus clientes, pierden anualmente decenas de millones de dólares, debido a que su producción es valorizada a un costo marginal inferior a lo que correspondería. En este grupo de generadores destacan las centrales hidroeléctricas de titularidad del Estado (tales como Electroperú, ADINELSA, Electro Oriente SA, Electro Sur SA, entre otras)
  6. f) “Las decisiones de COES respecto al orden o prioridad con que los generadores son llamados a producir electricidad (“despacho eléctrico”), se ha visto alterada, perjudicando al objetivo general de eficiencia: si se emplean precios de gas no reales, COES puede terminar despachando centrales menos eficientes, desplazando otras que son más eficientes.
  7. g) “Si centrales menos eficientes producen más que lo que deberían, entonces el volumen de gases de efecto invernadero (concretamente CO2) resulta mayor al que debiera tolerarse.
  8. h) “Se ha creado un régimen discriminatorio, en el cual se aplican criterios distintos para la fijación de costos de combustibles en el sector eléctrico. Así, a diferencia de los generadores hidroeléctricos y termoeléctricos que utilizan el gas natural como combustible, tienen la libertad de declarar libre y periódicamente el costo que convenga a su interés comercial, se ajusten o no a la realidad”

Por último, que las distorsiones y sus consecuencias entre el precio declarado del gas natural y el precio realmente pagado por el gas de Camisea, explica el vertiginoso crecimiento de los ingresos y utilidades de Kallpa, Engie y Enel se pueden observar en los siguientes cuadros.

Donde prácticamente se podría afirmar que somos los clientes regulados los que en última instancia financiamos las importantes utilidades y excedentes que obtienen las empresas del cogollo eléctrico y que la nueva ministra de energía y minas se identifica y defiende tales intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *