La hora del cobre: Aún tiene espacio para subir

Marco Contreras. Jefe de Análisis de Kallpa SAB

Los metales al igual que muchos otros commodities se mueven por ciclos. En épocas de alta demanda y escasez de desarrollo de proyectos que incrementen la oferta, los precios suben. Cuando la demanda retrocede o se desacelera, y se agrega nueva oferta, los precios caen. El cobre no es ajeno a esta realidad. ¿Por qué es tan importante el cobre? Fundamentalmente, porque es el principal producto que exporta el país.

En noviembre del 2017 la minería representó el 60% de las exportaciones totales y de este porcentaje más de la mitad corresponde a exportaciones de cobre. Asimismo, también son una fuente importante de ingresos a través de impuestos para el Estado. ¿Qué pasó entre el 2013 y 2015? Entre esos años hubo una fuerte crisis en los metales y también en el cobre. Temores sobre una caída brusca en el crecimiento de China, un dólar más fuerte y el inicio de operaciones de varios proyectos provocaron una fuerte caída en el precio del metal rojo. Muchas empresas no pudieron reducir su nivel de costos en la misma magnitud que la caída del commodity y redujeron sus márgenes; y las que estaban fuertemente endeudadas, comenzaron a tener riesgo de insolvencia.

¿Dónde estamos ahora? El ciclo ya dio la vuelta. Los precios han vuelto a subir (el cobre cotiza actualmente a US$ 3.20 la libra), han crecido los márgenes de las mineras, tienen menos deuda, generan más caja y vuelven a pensar en desarrollar proyectos de expansión. Pero creo que aún no estamos en el pico del mercado. ¿Hacia dónde vamos? Para el 2018 estimamos que el precio del cobre debería promediar US$ 3.30 la libra, 18% por encima del precio promedio del año anterior.

Creemos que hay fundamentos que dan soporte al precio del metal como el fuerte crecimiento de China (6.5% esperado para el 2018), desarrollo de nuevas tecnologías y escasez de proyectos que inicien operaciones en el corto plazo. Lo anterior generará un déficit de oferta en los próximos años. Pero, además, pensamos que aún falta un buen tramo para alcanzar el pico por razones más coyunturales.

En los niveles cercanos a los picos hay bastante optimismo, el mercado de M&A (fusiones y adquisiciones) está activo, los precios de las mineras juniors alcanzan máximos y estas realizan numerosas colocaciones para acelerar el desarrollo o la venta de sus proyectos.

Hoy en día hay optimismo, pero la reactivación del mercado de M&A aún la vemos tímida y al mercado de juniors aún le falta recuperar lo que perdió en los años de caída de los metales. Por otra parte, las mineras ya están evaluando desarrollar nuevos proyectos, pero la obtención de permisos y la construcción (dependiendo del tamaño) puede tomar al menos 3 años. Por todo ello, creemos que podríamos tener alrededor de 2 años más de un ciclo alcista de precios, lo que sería muy bueno para las mineras, para la bolsa, para el país, para todos.

Publicado en Gestión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *