D.S. 043 agrava la crisis del sector eléctrico

Mile Cacic

El D.S. 043, lejos de corregir las evidentes distorsiones del sector eléctrico, resulta un escandaloso favorecimiento a un grupo de generadoras térmicas que han venido manipulando sus declaraciones de costos variables para su propio e ilegítimo beneficio y en perjuicio de las hidroeléctricas, las distribuidoras y sobre todo de los consumidores pequeños.

Este D.S. legitima que un grupo de empresas generadoras térmicas tengan el privilegio de fijar el precio de la energía en el mercado donde sus competidores hidroeléctricos transan, obligados por ley, más del 50% de la energía que producen, sabiendo además que dichas empresas compran la energía al precio fijado por ellos, US$ 8/MWh y la usan para depredar el portafolio de clientes de las distribuidoras, ofreciendo energía a un precio de ganga, US$ 24/MWh, el cual ni cubre los costos de producción. Grosero caso de competencia desleal, precios predatorios y trato discriminatorio en un mercado que, se supone, es de competencia.

Así, los consumidores regulados entre los que están los pobres del Perú, pagarán en sus recibos de electricidad más de 260 millones de dólares adicionales en los siguientes dos años. Las hidroeléctricas seguirán perdiendo otros 100 millones de dólares por año y las distribuidoras 80 millones por año. Esta tremenda destrucción de valor parece no importarle a los autores de este decreto, que además resulta ser ilegal porque viola la Ley de Concesiones Eléctricas, que en el punto 5 de las definiciones establece que el costo marginal de corto plazo, que es igual al costo variable (principio que debería ser perfectamente conocido y entendido por sus autores) “es el costo de producir una unidad adicional de electricidad en cualquier barra del sistema de generación”, definición que colisiona frontalmente con la declaración de costo variable caprichosa y falsa que hacen las térmicas ante la complacencia de las autoridades.

El D.S. 043, que pasará a los anales de lo absurdo, también constituye una formidable barrera de entrada al mercado de generación, con lo cual la inversión en este sector será nula porque es evidente que ningún agente estará dispuesto a invertir ni un dólar en generación, cuando sabe que el precio del mercado spot, donde transarán gran parte de su energía, es fijado por tres empresas que son sus competidores.

En pocos años se terminará la reserva eficiente, y los precios saltarán a niveles sin precedentes por falta de inversión. Estamos avisados.

Publicado originalmente en el diario El Comercio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *