Gas natural llegó a Cajamarca

En una ceremonia llevada a cabo en las instalaciones de la Estación de Regasificación, ubicada en el distrito Baños del Inca, se dio por iniciado el servicio de suministro de gas natural licuado (GNL) en esta ciudad que beneficiará, en conjunto, a más de 17,500 mil conexiones entre hogares, comercios, industrias y vehicular para los próximos cinco años.

La puesta en operación comercial del proyecto marca un nuevo hito en el cambio de matriz energética del país. Para ello, Quavii ha instalado más de 23 kilómetros de redes de distribución en el distrito de Cajamarca e informó que en el primer año de operaciones los barrios de La Colmena, Marcopampa, Pueblo Libre, Villa Universitaria y San Antonio serán los primeros conectados con el servicio de gas natural. En el primer año, 3,420 viviendas contarán con el recurso.

Quavii ha invertido a la fecha un total de US$ 52 millones en todo el proyecto—de cerca de US$ 200 millones comprometidos—para los primeros 5 años de este proyecto y que ya se encuentra negociando y firmando contratos de preventa con familias locales e industrias pertenecientes, principalmente, a los sectores agroindustrial, pesquero y minero del área de concesión.

Con la llegada del GNL a la región de Cajamarca, las familias tendrán acceso a una mejor calidad de vida, ya que podrán gozar de un recurso económico, al tener ahorros significativos en comparación con otros combustibles como el GLP; seguro, ya que, al ser más liviano que el aire, no se acumula en los espacios y se disipa fácilmente en caso de fugas; limpio, puesto que no genera cenizas, humos o gases que contaminen el aire y afecten la salud de las personas; y de un suministro continuo, al estar disponible las 24 horas del día, los 365 días del año.

LOS PRIMEROS GRIFOS DE GNL EN EL NORTE

Quavii construye dos estaciones de servicio de GNL, las primeras de su tipo en el Perú, las cuales serán emplazadas en Moche (Lambayeque) y Huarmey (Áncash).

El objetivo de Quavii era desarrollar un mercado para vehículos de carga pesada, gracias a la amplia autonomía que brinda el GNL (hasta 1.000 km), a diferencia del gas natural vehicular (GNV), que solo puede ser usado al interior de las ciudades.

Hacia el 2019 o 2020 habrá 34 cisternas rodando diariamente entre Mala y las siete ciudades que forman la concesión de Quavii: Chimbote, Huaraz, Trujillo, Lambayeque, Chiclayo, Pacasmayo y Cajamarca. La empresa colombiana espera que en tres años el consumo de gas natural llegue a los 7 millones de pies cúbicos (mmpc) diarios de gas, volumen máximo contratado con Shell, proveedor del GNL para la masificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *