MEM busca salida neutra en disputa en sector eléctrico

Marco normativo propuesto por el Ejecutivo divide a los distribuidores de electricidad. Impacto en los consumidores domésticos está fuera de discusión.

Es una realidad que en el Perú existe sobre oferta en la electricidad y el panorama respecto al incremento en la demanda es sombrío.

Esta situación generó que desde hace meses haya un enfrentamiento entre las empresas generadoras (hidroeléctricos por un lado y térmicos por otro) por los clientes libres (con contratos de largo plazo) y por la fijación de los costos marginales en los precios de la electricidad.

Actualmente, el costo marginal del sistema se encuentra en US$ 8 el megavatio/hora, mientras que en Chile está entre US$ 45 y US$ 50. En tanto, el precio de venta es de US$ 23 en promedio, sumada la producción propia y lo que se compra en el mercado mayorista (spot).

Los generadores hidroeléctricos, que abastecen fuertemente al mercado spot, han manifestado públicamente que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) debe emitir una norma que prohíba la declaración de precios de gas, lo que implicaría una inmediata alza del costo marginal hasta los US$ 23.

Por su parte, los generadores térmicos dicen que el MEM no puede cambiar las reglas de juego porque ya hicieron su estrategia comercial en base a una norma del año dos mil.
En esta discusión se acusa a la viceministra de Energía, Ángela Grossheim, quien trabajó en Kallpa (generadora térmica), de estar dando una norma con nombre propio a favor de las generadores térmicas.

Y es que el MEM prepublicó un decreto que establece un mecanismo que no elimina la declaración de precios del gas, pero sí eleva el piso de los costos marginales.

Se debe precisar que en el país existen dos tipos de consumidores en el mercado eléctrico: los regulados y los clientes libres. Osinergmin es quien fija las tarifas para los clientes regulados, en cambio, los clientes libres tienen la libertad de negociar el precio de venta de electricidad con las empresas generadoras.

Una fuente del sector explicó que en los últimos años, ante la sobre oferta de electricidad, las generadoras se están pelando entre sí por llevarse a los clientes libres afectando la situación financiera de estas; empero, aclaró que este problema comercial no impacta directamente al bolsillo de los consumidores domésticos, dado que al ser clientes regulados la tarifa la fija directamente el regulador.

“No se favorece a las térmicas”
César Butrón, presidente del COES, fue consultado sobre las acusaciones a la viceministra de Energía, Ángela Grossheim, y al respecto señaló que la única manera de favorecer a las generadoras térmicas sería no realizar ningún cambio al marco normativo actual, y que claramente el decreto supremo prepublicado no va en esa dirección sino que, por el contrario, fija un piso superior a cero que es el factible actualmente. “Este solo hecho evidencia que la intención es que ya no puedan ir hasta cero sino un poco más. El piso propuesto no sube hasta US$ 23”, dijo.

Fuente: Gestión. Carlos Bessombes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *